Después de unos días de descanso en Asturias, la pareja ha viajado a Marbella.


La primavera ha estado marcada por un estricto confinamiento que Paula Echevarría ha vivido junto a su pareja, Miguel Torres, en Madrid. Ahora, toca disfrutar y recuperar el tiempo perdido saboreando cada instante al máximo. Una de las primeras cosas que hizo la actriz cuando concluyó el estado de alarma fue emprender el viaje al norte para visitar a su familia en Candás, Asturias. Ahora ha cambiado las templadas aguas cántabras por las cálidas mediterráneas. ‘Non stop’, su último destino ha sido Marbella.

Si el viaje a Asturias tuvo como principales protagonistas los reencuentros con su familia que tanto ansiaba, ahora toca disfrutar de la noche marbellí. Junto a otra pareja de amigos, Paula y Miguel brindaron en un terraza por el verano. Una imagen que escenifica la «felicidad», tal y como ella misma ha querido apuntar en su cuenta de Instagram. Siempre perfecta para la ocasión, la intérprete lució para la noche un vestido print floral con volantes que combinó con bolso rosa y sandalias.

Gran amante de los viajes y las escapadas, la actriz ha abandonado la capital donde regresaba después de pasar unos días en Asturias. Hace unas semanas se mostraba totalmente pletórica por volver a su tierra: «Por fin! Nunca la expresión «ver la luz al final del túnel» había tenido tanto sentido…», señalaba vía redes donde añadía el siguiente hashtag: «Asturias de mis amores».

Fiel a Marbella

Sin duda, habrán sido unos días especiales después de un tiempo complicado marcado por la crisis sanitaria que nos confinó a todos en casa. Nunca perezosa en todo lo referente a volver a hacer las maletas y escapar de la ciudad, esta vez, ha emprendido el viaje al sur. Al principio de su relación con el exfutbolista, la intérprete acostumbraba a desplazarse los fines de semana cuando su chico jugaba en el Málaga. Marbella es también uno de sus destinos habituales cada verano donde la hemos visto en anteriores ocasiones disfrutando de sus magníficas playas.

Mujer polifacética donde las haya, Paula Echevarría también es una persona que adora exprimir el tiempo con los suyos. Una de las cosas que más echó de menos durante el confinamiento. La actriz y Miguel Torres han comenzado un frenético periplo vacacional de norte a sur con parada en la capital que promete ser aún más intenso. La pareja comenzó su noviazgo a finales de 2017 después de la sonada separación de la asturiana con David Bustamante. Cuando el futbolista colgó las botas en julio del año pasado, Miguel Torres se trasladó a vivir a la casa de Paula Echevarría. Ambos residen en una exclusiva urbanización de Villafranca del Castillo perteneciente al término de Villanueva de la Cañada, Madrid.