El futbolista y su pareja están aislados del mundanal ruido en una exclusiva villa cerca de Funchal, la capital de Madeira. El alquiler de la casa cuesta 4.000 euros semanales.


Desde hace un mes, Cristiano Ronaldo y su pareja, Georgina Rodríguez, se refugian en la tierra natal del futbolista, Madeira. Allí se encuentran en compañía de sus hijos, aislados del mundanal ruido mientras dura este excepcional periodo de parón mundial.

Cuando Europa comenzó a paralizarse a causa del virus que asola al planeta, el futbolista se encontraba en su casa de Funchal, con su madre, Dolores Aveiro, y sus hermanas. Sin embargo, el piso en el que se encontraban empezaba a ser incómodo para una estancia que se está alargando más de la cuenta. Por este motivo, el deportista y su familia se han trasladado a una exclusiva villa en la capital de la isla.

Según el diario ‘Correio da Manha’, el delantero buscaba una residencia con espacio suficiente para entrenar a diario y para ofrecer a sus hijos todas las comodidades durante estos días alejado de Turín, adonde se mudó tras ser fichado por la Juventus. «Sintió que necesitaba espacio, que se estaba asfixiando dentro de esas paredes y que había un gran jardín. Y, por supuesto, más privacidad. Está muy acostumbrado a una vida privada y a estar con toda la familia, y no es lo mismo», ha revelado al citado medio una persona del entorno de CR7.

Una casa con todas las comodidades para CR7 y su familia

Así pues, buscando mayor desahogo para él y para los suyos, el as del balón ha alquilado una lujosa villa en la localidad de Caniçal, situada a unos 30 kilómetros de Funchal. La casa, a orillas, del mar, cuesta 4.000 euros por semana. Además de amplia y luminosa, cuenta con una enorme piscina y jardines sobradamente amplios para que todos y cada uno de los miembros del clan se sientan a gusto. Especialmente los pequeños Ronaldo Jr., los gemelos Mateo y Eva, y la benjamina, Alana Martina. Todos tienen a su disposición unos espectaculares jardines para correr, saltar, jugar y divertirse.

Cristiano se encuentra apenas 15 minutos en coche de su familia. También está muy pendiente de la evolución de su madre, que sufrió un ictus a principios del pasado mes de marzo. Tras pasar unos días ingresada en el hospital en el Hospital Doctor Nelio de Mendonça de Funchal, donde fue intervenida quirúrgicamente, la madre del deportista agradeció las muestras de cariño. Y aseguró que, por suerte, todo había quedado «en un susto”.

De momento, Cristiano no ha anunciado cuándo regresará a Italia. Según la plataforma de alquileres que oferta la mansión, la casa está reservada hasta el próximo 24 de abril. A partir de esa fecha, Cristiano podría permanecer en Portugal o tomar un vuelo de vuelta a Turín.