La ex Miss España ha contado que cuando salió a la luz la noticia de que su marido había dado positivo en COVID-19 recibió tal aluvión de mensajes que creyó tener los síntomas: "Sentí presión en el pecho, se me encogió el estómago, el corazón creo que me latía incluso más rápido".


El coronavirus se ha convertido, inevitablemente, en el único tema de conversación de los últimos días. El pánico se está apoderando de muchos ante la pandemia global del virus. Hace unos días saltaba la noticia de que el marido de Lorena Bernal, Mikel Arteta, había dado positivo en COVID-19. El aluvión de mensajes y la repercusión ha sido tal que la ex Miss España se ha visto obligada a mandar un mensaje de calma a través de su perfil de Instagram.

Pide que «seamos responsables», cuenta su experiencia personal y comparte la situación que está viviendo en el seno de su familia. «Mis hijos y yo estamos perfectamente», ha querido subrayar al inicio de un extenso vídeo. También ha explicado cómo está llevando el virus su marido: «Tiene síntomas de un virus, que si no estuviera el tema del coronavirus, pensaríamos que es normal y común, como cualquier otro».

Recalca que los síntomas a los que se ha expuesto el exfutbolista y actual entrenador del Arsenal han sido leves y en otra circunstancia no habría afectado a su trabajo: ha tenido un poco de fiebre,«no más de 38,5°C, dolor de cabeza y se sentía un poco débil, pero está bien».

Víctima del pánico

Lorena también ha contado que tanto ella como su marido decidieron hacer pública la noticia y cuando salió a la luz recibió muchas llamadas y mensajes. Fue entonces cuando le entró el pánico: «Simplemente del miedo que me entró empecé a sentir síntomas», ha confesado. «Sentí presión en el pecho, se me encogió el estómago, el corazón creo que me latía incluso más rápido, pero realmente era que me había dado impresión y un poco de miedo tanta alarma».

Desde su posición actual, viviendo de cerca la enfermedad, ha querido tranquilizar con los consejos que ha recibido por parte de los médicos. «No es un virus grave, es común como cualquier otro. Hay a gente que le puede dar unos síntomas un poquito más bajos y otras personas más importantes».

«En general no es un virus letal», recalcaba. Eso sí, señalaba que se trata de un virus nuevo del cual no hemos desarrollado anticuerpos por lo que nos vamos a ir contagiando todos los que estamos expuestos a él. «Hay que tener cuidado con la gente que tiene más en riesgo, las personas mayores, los que están inmunodeprimidos, los que tienen una patología previa».

Así afronta su familia el virus

Lorena ha confesado que van a permanecer los próximos 14 días en cuarentena, sin salir de su hogar. «Haciendo vida dentro de lo que cabe normal, pero en casa. El consejo general es que todos nos quedemos en casa». Subraya que nuestra responsabilidad es no ser portadores del virus y contagiar al resto porque a veces lo tenemos y no desarrollamos síntomas hasta más adelante.

«Calma, tranquilidad y no tengáis miedo», indicaba a sus seguidores. Reiteraba que el temor puede producir síntomas que no se tienen. Abogaba a que si tenemos que pasarlo sea en «el mejor escenario posible, sin mayores consecuencias. Y de todo esto salgan lecciones y cosas positivas. A mí personalmente me emociona la reacción que está teniendo el mundo».

Asimismo explicaba que se trata de un virus que no entiende de género, raza o clase social: «Todos estamos igual de expuestos. De alguna manera es emocionante ver esta unión que hemos tenido ante un enemigo común».

Su consejo es que ante un momento en el que el mundo se para, es tiempo para disfrutar de la familia. «No pasa nada por perderse un poco de vida exterior y que cada uno intente sacar una parte positiva y una lección de estar así». Concluía su mensaje con la siguiente recomendación: «Cuidaros y no expongáis a nadie».