La ‘influencer’, muy ilusionada con este cambio en su vida, ha querido compartir algunas de las estancias más coquetas de su nueva casa en Madrid.


Después del desorden propio que genera una mudanza, el nueva hogar de Laura Escanes y Risto Mejide empieza a coger forma. El matrimonio emprende una nueva etapa en Madrid en una casa de mayor tamaño ya que desde que nació su hija Roma, la anterior se les había quedado pequeña. La ‘influencer’ ha hecho partícipes a sus seguidores del cambio compartiendo algunos de los rincones con mayor encanto de esta coqueta vivienda. 

Instagram

«Soy de las que piensa que los cambios siempre son para bien. Los cambios llegan para alborotarlo todo pero siempre hay algo bueno escondido», señalaba hace tan solo unos días cuando la veíamos sobre las cajas de cartón de la mudanza. «No dejamos Barcelona, pero Madrid nos ha recibido tan bien estos años que con la llegada de la peque queríamos seguir estando juntos. Sea donde sea. Madrid. Barcelona. Donde nos vaya llevando la vida». 

Por el momento, ya ha instalado la mayoría de sus pertenencias. Entre los objetos que ha trasladado se encuentra un maravilloso piano que el presentador toca habitualmente y que han colocado en el salón. La joven ha mostrado un íntimo momento en el que vemos al publicista tocando una pieza. «El hogar es donde está el corazón», indicaba.

Instagram

A pesar de que seguro que queda mucho para que la casa esté perfecta, Laura Escanes ha querido compartir algunos rincones. En el salón, además del piano impera un gran sofá gris. Se ha decantado por una decoración vanguardista con líneas depuradas y piezas de diseño. El color también cobra especial relevancia como en su cuarto donde el cabecero de la cama se apoya sobre una pared de un verde intenso.

La habitación de Roma

El cuarto más coqueto es, sin duda, el de la hija que tiene en común el matrimonio, la pequeña Roma, de un año. La ha decorado con un precioso papel pintado con estrellas doradas que ha puesto en la zona de juegos. Además, en la cunita del bebé, convertible en cama para cuando crezca, ha puesto un dosel rosa con puntillas que aporta calidez a la estancia. Como detalles, ha elegido una divertida cabeza de león que pone el tono desenfadado. Lo ha ubicado justo encima del cambiador, con estampado floral y tonos claros.

Instagram

En la habitación de matrimonio, muy luminosa y con parqué, ha elegido una alfombra blanca con líneas geométricas en dorado. Destaca una moderna mesilla donde descansa una lámpara de acero negra. El cabecero es sencillo en color blanco y contrasta con el verde de la pared.

El matrimonio, que siempre ha vivido a caballo entre Barcelona y Madrid por motivos profesionales, ha decidido mudarse a una nueva casa en la capital. Así explicaba Laura la razón de este cambio. «Y es que en Madrid nos vamos a mudar a una casa más grande porque con Roma se nos quedaba un poco justo. Estoy súper feliz y me apetece mogollón».