La colaboradora cuenta los días que le quedan para hacerse con la casa en la que aún vive su exrepresentante con su familia y que ella compró en 2018.


Belén Esteban ha comenzado el año 2020 con algunas preocupaciones. ¿El motivo? Su batalla judicial contra Toño Sanchís. Tal y como anunció SEMANA en exclusiva, el próximo 5 de marzo tomará posesión del domicilio del mánager, contra quien ha arremetido duramente en ‘Sálvame’.

«Se puede ir a donde le dé la gana, pero no con el dinero de la menda»

Dentro de muy poco tiempo, Belén podrá entrar en la casa donde vive su exrepresentante, y que es de su propiedad. «Os aseguro que la ocuparé… Bueno, no la voy a ocupar pero la tendré, seguro. Yo todavía no estoy pagando nada, el que no está pagando es él. No sé lo que haré con ella porque lo tengo que pensar, pero mi idea es venderla. Este va a morir matando, la verdad que a mí no me afecta, he ganado todo y estoy esperando a que el juzgado ponga un día», admitía la colaboradora el pasado mes de diciembre.

La madrileña ha anunciado que está deseando poner desenlace al asunto del domicilio de Sanchís. Cuenta los días para que le entreguen la casa en la éste que todavía vive con su familia. «Ya queda sesenta y tantos días», ha explicado en ‘Sálvame’. Y ha dejado claro que no siente ninguna lástima por su situación familiar ni económica. «No entiendo de los bancos porque a este señor se le ha permitido estar un año sin pagar«. Porque el exmánager no es «gente necesitada», ni «una familia que no tiene para comer».

Belén ha explicado en el programa de Telecinco que «un tío que se va a pinchar vitaminas» no es digno de su compasión. «Que yo también me pongo las vitaminas, pero con mi dinero, no con el dinero de otros. No quito nada a nadie. Se va a esquiar. Se puede ir a donde le dé la gana, pero no con el dinero de la menda».