Gloria Camila, cansada de los ataques de su exnovio a su familia, ha lanzado un mensaje a él y a su madre: «Que os calléis un rato».


Gloria Camila ha enviado un mensaje alto y claro a su ex, Kiko Jiménez, que esta semana ha atacado con dureza a su familia. Especialmente a su padre, José Ortega Cano, a su mujer, Ana María Aldón, y a su sobrina Rocío Flores.

Esta semana, el colaborador de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ se ha presentado en el plató de ‘Sálvame’ con unos audios en los que se escuchaba a una de las hermanas del torero insultar a la modista. Sus grabaciones hacían estallar el entorno del diestro. La primera en defender al clan fue Carmen Ortega Cano, quien ha asegurado que todos en la familia quieren a Ana María.

Ortega Cano se defiende de los ataques de Kiko Jiménez

«Ana María es bienvenida y lo que mi hermano eligió como pareja, bienvenido sea. Nosotros no somos quiénes para decir nada, no somos nadie para meternos con su pareja. Ella no se ha sentido despreciada y te lo garantizo por mi parte y por mis hermanas. Jamás se ha sentido despreciada por parte nuestra. Soy muy sincera y no soy mentiros», decía Carmen.

Ortega Cano también salió en defensa de su hermana Conchi, de cuya boca salían los comentarios almacenados en el teléfono de Kiko. «Mi hermana Conchi, que es la que supuestamente lo ha dicho en un teléfono, tiene 74 años, está viviendo sola en su casa y está la mujer de los nervios fatal», decía, molesto con la situación.

El matador lamentaba la actitud de Kiko, que durante cuatro años mantuvo una relación sentimental con su hija. «Me ha decepcionado mucho. Era uno más de la familia, de la casa. Creo que en la vida hay que tener clase y si te han dado tanto cariño, cambias de chica, no pasa nada. Eso no es la primera ni la última vez que pasa, que el chico lo deja o la chica. Nos merecemos otra cosa. Me parece muy fuerte», detallaba.

Gloria Camila defiende a Ana María

Gloria Camila ha querido dejar claro que tanto ella como su familia quieren a Ana María Aldón. «¿Te cae bien Ana María?», le preguntaba Jorge Javier Vázquez. «No es que me caiga bien, es que la quiero. Estoy cansada de que se eche más mierda a todo y que de todo se haga una bola».

La joven ha reconocido que en un principio ciertas reticencias con la mujer de su padre. «A Ana la tuve en el punto de mira y al final fue callando bocas. Yo estaba súper protectora de mi padre. Ella era una persona nueva, yo no sabía qué intenciones tenía. No la conocía». Cuando se quedó embarazada del pequeño José María, apenas le dio tiempo de reaccionar. «No la conocía de nada y no era quién para juzgarla. Es que fue todo muy rápido. No fue ni buscado ni nada. Vino y ya está». Gloria Camila ha dejado claro que si «tenía que decir algo» sobre ella se lo decía a su padre o directamente a Ana María.