Su nombre completo era Francisco Álvarez Gómez, pero todos le conocían como Fran. Saltó a la fama por su relación con uno de los personajes más mediáticos de nuestro país: Belén Esteban. El 27 de junio de 2008, copaba las portadas de las revistas del corazón por su boda con la eterna princesa del pueblo. Se trataba de la primera vez en la que la ex de Jesulín de Ubrique pasaba por el altar. Este domingo, 9 de febrero, el cuerpo sin vida de Fran Álvarez era hallado en su hogar, en el barrio madrileño de La Elipa. Tenía 43 años y era padre de un hijo.

La relación de Fran y Belén se forjó en la adolescencia, ambos eran amigos de toda la vida. Camarero de profesión, su matrimonio le convirtió en un personaje conocido, pero siempre discreto en cuestiones personales intentó mantenerse al margen de los medios, un mundo en el que, a diferencia de su entonces mujer, no se manejaba con comodidad. A pesar de ello, sí que había concedido alguna entrevista en televisión.

Los altibajos de la pareja

El matrimonio duró cinco años y estuvo marcado por las idas y venidas, también por las supuestas infidelidades por parte de él. Antes de cumplirse su segundo aniversario de boda, Belén anunció en ‘Sálvame’ que se separaba. Una noticia que, finalmente, no llegó a producirse y ambos intentaron arreglar, una vez más, sus diferencias. En el año 2012 sus vidas tomaban caminos diferentes. 

Siempre tuvo palabras de afecto hacia la mujer con la que compartió parte de su vida y durante su matrimonio, los que le conocen destacan que estaba completamente enamorado de Belén Esteban. 

 

 

1Sus graves problemas de adicción

Su matrimonio fue tormentoso, repleto de altibajos e, inevitablemente, marcado por sus problemas de adicción. Durante su última entrevista en televisión, Fran reconoció que este tema fue determinante. El matrimonio terminó disolviéndose y con ambos en tratamiento de desintoxicación. 

2Terapia conjunta para salvar su matrimonio

Tanto Fran como Belén intentaron hacer todo lo posible para continuar con su relación. La pareja decidió acudir conjuntamente al psiquiatra para superar los problemas que les impedían seguir hacia adelante, pero no pudo ser. 

3El duro momento de la separación

Cuando el divorcio se hizo efectivo la colaboradora siguió con el tratamiento, mientras que el camarero, que abandonó la casa que compartían en Paracuellos del Jarama para volver a vivir con sus padres, desistió con la intención de continuarlo por su cuenta. 

4Dolido con su exmujer

El momento de la separación fue doloroso para Fran Álvarez y después de un tiempo se sintió afectado por la actitud de su exmujer: «Belén no era nadie para hacer públicos mis problemas. Me duele que hablase de ello. Yo nunca hablé de los suyos. Tendría que haber dejado que yo los contara cuando estuviera preparado, como ahora», dijo.

5Siempre sincero

«Belén y yo hemos tenido problemas porque ninguno éramos conscientes de lo mal que estábamos cada uno. Yo tenía mis problemas y eran míos, me los he buscado yo. Yo sus problemas no se los he buscado yo», aseguró hace tres años durante una entrevista en televisión.

6Los reproches de la expareja

El camarero siempre mostró su desaprobación con ciertas palabras de su exmujer: «Ella siempre ha dado a entender que sus problemas comenzaron por mi culpa, pero es mentira. Habla con odio sobre mí y no entiendo por qué. No le hecho nada».

7Una nueva vida sin Belén

Sabía que tenía problemas, pero estaba intentando superarlos: «Estoy aprendiendo a vivir una nueva vida que es muy bonita. He dejado la mala vida atrás para mirarla y aprender que no quiero volver ahí». Además, sabía que no estaba currado: «Esto es para toda la vida. Hay que luchar todos los días y no bajar la guardia».