Escritora, influencer y colaboradora de televisión, disfruta de su gran momento junto a su marido, el futbolista Ezequiel Garay, y sus dos hijos. Así es Tamara Gorro.


La colaboradora de Mediaset pasó unas duras semanas tras el positivo por coronavirus de su marido, Ezequiel Garay. Afortunadamente, está superado y Tamara Gorro  de 33 años, se encuentra en una fantástica etapa personal junto a su familia y volcada en su exitosa faceta como escritora sin dejar de lado la tele.

¿Con qué regalo te gusta que te sorprendan?

Una típica cena con amigos, con mi marido incluido. Cuando digo amigos, mi marido siempre tiene que estar. La última que me prepararon estuvo genial, me la organizaron mis amigos de toda la vida y fue una sorpresa para Ezequiel y para mí.

¿Recuerdas cuándo lloraste por última vez?

Esta mañana, por una cosilla de mi hijo…

¿Qué pierdes con más frecuencia?

El DNI.

¿Qué libro te gusta recomendar?

Cualquiera de Cristina Soria. Ella hace unos libros extraordinarios.

¿Un miedo irracional?

Es que yo no tengo miedos. El miedo lo sustituyo por el respeto. Los miedos hay que eliminarlos.

Nadie se imagina lo buena que tú eres…

Dando consejos.

¿Un sitio al que te gusta escaparte siempre?

Donde haya cualquier atardecer y acompañada de una copa de vino.

¿De qué no te gusta hablar?

De la muerte.

¿Qué es lo que más te recuerda a tu infancia?

El barrio de mis abuelos.

¿Un momento que hayas dicho “tierra trágame”?

He tenido tantos… Esto sería muy bueno que te lo contara Ezequiel. Una vez confundí a una persona súper famosa con otra, no recuerdo el nombre, pero era un jugador de fútbol. Yo le felicité por ganar un partido y resulta que había perdido…

¿Qué no perdonarías nunca?

Una traición. Eso nunca lo perdono.

¿Dónde te imaginas de mayor?

Con mi marido en una casita en el campo, y mis hijos visitándonos de vez en cuando. Yo soy de las que saben que cuando los hijos crezcan echan a volar. Y también siendo abuela, por supuesto.

¿Qué querías ser de pequeña?

Investigadora y periodista. Yo es que confundía ambos términos cuando era pequeña.

¿Cómo titularías tu biografía?

Lo cotidiano de la vida.

¿Qué no puede faltar en tu bolso?

El móvil.

¿Qué comerías a todas horas?

Voy por rachas, porque soy de etapas. Ahora mismo el chocolate. Me vuelven loca los huevos Kinder.

Nos montamos en una máquina del tiempo, ¿a que época de tu vida te gustaría viajar?

A mi infancia.

¿De quién eras fan adolescente?

De Camela y puedo decir que, hoy en día, somos amigos. Es algo alucinante. Lo que me han hecho llorar cuando tenía mi primer novio con catorce años…

¿Qué le diría la Tamara de ahora a la Tamara que empezó en televisión?

Que se forme.

¿Qué cambiarías de la fama?

Qué estuvieran prohibido los móviles a partir de las 2 de la mañana en un garito.