La colaboradora, que ya ha comenzado su tratamiento, se ha dejado ver durante una relajada jornada en la capital junto a su compañera de ‘Sálvame’.


Desde que Mila Ximénez anunciara públicamente que padece de cáncer de pulmón, la noticia cayó como un jarro de agua fría sobre sus compañeros de programa, muchos de ellos grandes amigos. Todos le mostraron su apoyo más incondicional en un momento complicado. La colaboradora, que ya ha comenzado su tratamiento, se ha dejado ver durante una relajada jornada en la capital y lo hacía junto a su hermana, Encarna Ximénez, y su compañera, Chelo García Cortés.

Su familia está siendo, sin duda, su mejor apoyo en estos momentos. La exmujer de Manolo Santana llegaba a la cita junto a su hermana. Con gafas de sol y mascarilla, lucía un cómodo y veraniego ‘look’ compuesto por falda corte ‘midi’ y camiseta. En la terraza del restaurante, un conocido asador de la capital, se encontraba con Chelo García-Cortés con quien se saludaba de forma muy cariñosa.

Mila está afrontando su lucha con gran valentía prueba de ello es el enérgico mensaje que compartió recientemente vía redes: «Si vieras el tamaño de la bendición que viene, entenderías la magnitud de la pelea que ahora batallas», dice el texto. Concluye con una frase repleta de enigma: «No es casualidad que estés leyendo esto».

Su familia, más unida que nunca

El apoyo de los suyos está siendo fundamental. La familia siempre ha estado muy unida, pero ahora se ha convertido en una auténtica piña. Y es que sus tres hermanos saben en primera persona lo que es luchar contra la enfermedad ya que ellos también han superado el cáncer.

Otro de los pilares de Mila es su hija Alba. Una vez se enteró de la noticia y las medidas del estado de alarma se aliviaron, no dudó en hacer las maletas para desplazarse desde Holanda, país en el que reside, para estar junto a su madre en Madrid. Alba recibió la noticia a través de una llamada telefónica y fue una de las personas a las que Mila más le ha costado contárselo. Una vez se lo dijo, lo comunicó públicamente: «No lo he contado porque necesitaba hablar antes con mi hija. Ella no se lo esperaba. No se lo podría contar hasta que mi médico me dijera qué nombre tenía y qué tratamiento iba a hacer. He pasado mucho miedo», afirmó.

 «Tengo un tumor, un cáncer de pulmón. Ese es el diagnóstico. Me lo van a tratar. Está localizado, no se le puede pegar un tiro porque hay ramificaciones que no están muy controladas y hay que hace sesiones de radioterapia y quimioterapia», fueron las palabras de Mila confesando su enfermedad.