Chabelita por fin se ha pronunciado. Desde que se decretó el Estado de Alarma no sabíamos nada de la hija de Isabel Pantoja. Tras varios días confinada en su casa de Cádiz, donde permanece aislada junto a su hijo Alberto, la joven ha contado en sus redes sociales qué desea hacer cuando una vez que el periodo de cuarentena haya llegado a su fin.

La hermana de Kiko Rivera ha animado a sus 543.000 seguidores en Instagram a formularle las preguntas que sobre su periodo de confinamiento. Así hemos podido descubrir qué es lo que desea hacer la sevillana cuando estas duras semanas de aislamiento terminen. «Abrazar a mi familia», es la respuesta que ha dado la sevillana a sus ‘followers’ cuando han cuestionado por los planes más deseados una vez que concluya el Estado de Alarma.

Está pasando la cuarentena en su casa de Jerez

Chabelita

En su diálogo directo con sus fans, la sevillana ha dado respuesta a un montón de interrogantes que a muchos nos rondan en la cabeza. ¿Qué cosas haremos cuanto todo esto termine? Actividades tan triviales como ir a la playa, depilarse las cejas o viajar son algunas de las cosas que Isa más echa de menos. Y es que ya son 10 días de «arresto domiciliario», y todos empezamos a añorar lo que hemos dejado de tener a nuestro alcance.

Anabel, sobre su tía: «Está preocupada por todo lo que está pasando»

anabel pantoja destacada

Mientras Chabelita atiende su labor como ‘instagrammer’, su madre permanece aislada en Cantora. «Está tranquila porque siempre está en casa. Hablamos por videollamada. Ella quiere que estemos bien», ha revelado Anabel Pantoja en ‘Sálvame’ esta tarde. La cantante está «preocupada por todo lo que está pasando, pero de ahí no se mueve». La prima de Isa ha anunciado en el programa donde trabaja que ha pasado «una mañana súper chunga», pero está «bien». «Hoy estoy un poco agobiada, ha sido uno de los peores días que he llevado de nervios, pero pensando en que toda mi familia está bien y nada, a esperar», añadía.

Sobre sus planes de boda, que ha tenido que posponer por culpa del COVID-19, ha detallado que «la boda tendrá que venir cuando podamos. No me voy a arriesgar, quiero que todo salga bien». Y bromeaba: «Lo que pasa es que me voy a divorciar del ‘Negro’ antes de casarme, le tengo frito, me estoy poniendo súper pesada». Ahora, lo único que desea la colaboradora es poder «besarnos y abrazarnos».

Son momentos complicados para el clan Pantoja. Cada uno vive esta excepcional reclusión desde sus respectivas casas. Isabel Pantoja, en su finca de Medina Sidonia; Anabel y su novio, Omar Sánchez, en Gran Canaria; Kiko, Irene Rosales y sus hijas, en su domicilio de la localidad sevillana de Castilleja de la Cuesta; e Isa con su pequeño en el Puerto de Santa María.