El Marqués de Griñón ha fallecido como consecuencia del coronavirus a los 83 años. Repasamos la biografía, así como las mejores fotos, del que fue segundo marido de Isabel Preysler.


Carlos Falcó y Fernández de Córdova, marqués de Griñón y de Castel-Moncayo -y uno de los grandes de España-, ha fallecido a los 83 años en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid víctima del coronavirus. Con su muerte nos dice adiós una de las figuras más destacadas del entorno empresarial de nuestro país, y un personaje de primera magnitud de la prensa del coprazón.

Un apasionado del vino y el aceite de oliva

Nacido en 1957, Carlos Falcó nació en el seno de una familia aristócrata. Heredó de su linaje el marquesado de Griñón, un título nobiliario creado el 25 de febrero de 1862 por la reina Isabel II a favor de Álvarez de las Asturias-Bohórquez y María Cristina Fernández de Córdoba, ascendentes de su madre. Pasó muchos años de su infancia en el internado de Lecároz, en Navarra.

Heredó de su abuelo la pasión por el campo. Tal era su amor por la tierra y los frutos que ésta da que, a los 18 años, se desvinculó por completo de la carrera militar que sus padres deseaban para él. Y se marchó a Bruselas a estudiar Ingeniería Agrónoma por la Universidad de Lovaina.

Pronto comenzó a desarrollar su faceta como empresario del sector agrícola. No le fue nada mal. Triunfó como emprendedor. Ya en 1988 tenía su propia bodega. En 1993 presentó el tinto Durius, elaborado con vinos de Ribera del Duero y Toro. Un año más tarde 1994 inauguró las Bodegas Marqués de Griñón en La Rioja. Era Presidente de Pagos de Familia Marqués de Griñón S.A., empresa propietaria de Dominio de Valdepusa y de Viñedos del Rincón.

También se dedicaba, con verdadero fervor, a la fabricación de aceite de oliva virgen extra. Incluso escribió un libro sobre el llamado «oro líquido»: «Oleum» (2013). En su faceta como autor, también firmó «Entender el vino» (1999), para apasionados de los caldos.

En el terreno amoroso no le faltó nunca la compañía femenina. Su primera mujer fue Jeanina Girod. Tuvieron dos vástagos: un hijo y una hija, Manuel Falcó Girod y Alejandra Falcó Girod, XIII marquesa de Mirabel, casada con Jaime Carvajal, presidente del banco EVO.

El segundo marido de Isabel Preysler

Fue su segunda esposa, Isabel Preysler, quien lo convirtió en un personaje habitual del ‘papel couché. El marqués quedó enseguida prendado de los encantos de la filipina, divorciada de Julio Iglesias y madre de tres hijos con el cantante. Se casaron el 23 de marzo de 1980. Un año después nació su única hija en común, Tamara Falcó. Su unión apenas duró cinco años. A Isabel no le gustaba tanto el campo como a él. Y, a pesar de su talante vital y su gran capacidad de conversación, ésta perdió la ilusión.