Carlos Falcó y Fernández de Córdova, marqués de Griñón y de Castel-Moncayo -y uno de los grandes de España-, ha fallecido a los 83 años en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid víctima del coronavirus. Con su muerte nos dice adiós una de las figuras más destacadas del entorno empresarial de nuestro país, y un personaje de primera magnitud de la prensa del coprazón.

Un apasionado del vino y el aceite de oliva

Nacido en 1957, Carlos Falcó nació en el seno de una familia aristócrata. Heredó de su linaje el marquesado de Griñón, un título nobiliario creado el 25 de febrero de 1862 por la reina Isabel II a favor de Álvarez de las Asturias-Bohórquez y María Cristina Fernández de Córdoba, ascendentes de su madre. Pasó muchos años de su infancia en el internado de Lecároz, en Navarra.

Heredó de su abuelo la pasión por el campo. Tal era su amor por la tierra y los frutos que ésta da que, a los 18 años, se desvinculó por completo de la carrera militar que sus padres deseaban para él. Y se marchó a Bruselas a estudiar Ingeniería Agrónoma por la Universidad de Lovaina.

Pronto comenzó a desarrollar su faceta como empresario del sector agrícola. No le fue nada mal. Triunfó como emprendedor. Ya en 1988 tenía su propia bodega. En 1993 presentó el tinto Durius, elaborado con vinos de Ribera del Duero y Toro. Un año más tarde 1994 inauguró las Bodegas Marqués de Griñón en La Rioja. Era Presidente de Pagos de Familia Marqués de Griñón S.A., empresa propietaria de Dominio de Valdepusa y de Viñedos del Rincón.

También se dedicaba, con verdadero fervor, a la fabricación de aceite de oliva virgen extra. Incluso escribió un libro sobre el llamado «oro líquido»: «Oleum» (2013). En su faceta como autor, también firmó «Entender el vino» (1999), para apasionados de los caldos.

En el terreno amoroso no le faltó nunca la compañía femenina. Su primera mujer fue Jeanina Girod. Tuvieron dos vástagos: un hijo y una hija, Manuel Falcó Girod y Alejandra Falcó Girod, XIII marquesa de Mirabel, casada con Jaime Carvajal, presidente del banco EVO.

El segundo marido de Isabel Preysler

Fue su segunda esposa, Isabel Preysler, quien lo convirtió en un personaje habitual del ‘papel couché. El marqués quedó enseguida prendado de los encantos de la filipina, divorciada de Julio Iglesias y madre de tres hijos con el cantante. Se casaron el 23 de marzo de 1980. Un año después nació su única hija en común, Tamara Falcó. Su unión apenas duró cinco años. A Isabel no le gustaba tanto el campo como a él. Y, a pesar de su talante vital y su gran capacidad de conversación, ésta perdió la ilusión.

1Padre de cinco hijos

Tras unos años de soltería, Carlos Falcó volvió a encontrar el amor en Fátima de la Cierva y Moreno, una antropóloga y trabajadora social que también procedía de una larga dinastía de nobles. Era hija de de Alfonso de la Cierva y Osorio de Moscoso, XVII marqués de Poza, y de Ymelda Moreno y Arteaga, hija a su vez, del VII conde de los Andes y de la XII marquesa de la Eliseda. Se dieron el ‘sí, quiero’ en 1993 y se separaron en 2011. Fue su matrimonio más solido y duradero. Estuvieron 27 años juntos y tuvieron dos hijos: Duarte Falcó de la Cierva y Aldara Falcó de la Cierva.

2Esther Doña, su viuda, fue su cuarta esposa

Su última unión matrimonial, y también la más polémica, fue con Esther Doña, 41 años más joven. SEMANA hablaba hace apenas unos días con la esposa del marqués para preguntarle por su evolución tras su ingreso hospitalario a consecuencia del coronavirus. «Lo tenéis que comprender, pero no voy a hacer ninguna declaración», decía, sin ocultar su preocupación. Llevaban tres años casados.

3Amante del campo y de la agricultura

Carlos Falcó era feliz en el campo, al que se dedicó en cuerpo y alma. No solo fundó sus empresas en torno al mundo del vino y del aceite. 

4Vivía en el campo, en una finca de 300 hectáreas

Además, vivía rodeado de vides y olivos, en Casa de Vacas, la finca de la Dehesa de Valdepusa de 300 hectáreas que heredó de su abuelo y donde inició su industria vinícola. Sus visitas a la ciudad eran puntuales y escasas. Cuando lo hacía, prefería hospedarse en hoteles.

 

5Un verdadero 'bon vivant'

Uno de sus rincones favoritos era el Castillo de Malpica, situado en el municipio español de Malpica de Tajo, en Toledo. Allí disfrutaba de otras pasiones, como los paseos a caballo o la gastronomía.

6Un personaje querido y respetado

Discreto, pero fiel a sus amigos, Carlos Falcó era una persona querida y respetada por los suyos. En su entorno aseguran que era un hombre vital y buen conversador. 

7Un hombre apasionado

En el ámbito personal, era un hombre apasionado. Y un verdadero romántico. Para romances, el que vivió con Isabel Preysler. El suyo fue un matrimonio breve, pero intenso. Su relación con la actual pareja de Mario Vargas Llosa lo hizo convertirse, de manera definitiva, en un personaje de las revistas del corazón.

8Así se convirtió en un personaje famoso

Cuando se conocieron, Carlos, ajeno a la actualidad rosa, nunca imaginó lo famosa que era Isabel. La fama de la asiática, 14 años más joven que él, siempre le resultó incómoda.

9Tamara, su única hija en común con Isabel

Dicen que su hija Tamara, la tercera de sus cinco hijos (y la única que tuvo con Isabel Preysler) era su ojito derecho. 

10Una pareja dispareja... "dos mundos distintos"

La propia Tamara, en declaraciones recientes, ha desvelado por qué el matrimonio de sus padres fracasó. «Ella estaba viviendo un momento de superestrella y mi padre ofrecía un perfil completamente distinto. Eran dos mundos distintos».

11Un destacado miembro de la 'socialité' española

Aunque de perfil bajo, el Marqués de Griñón era un invitado habitual a los saraos más destacados del panorama VIP.

12Isabel lo dejó... y se enamoró de Miguel Boyer

Cuando Carlos Falcó e Isabel Preysler se separaron, Tamara apenas tenía tres años. Poco después comenzó su romance con el que fuera ministro de Economía y Hacienda del primer gobierno de Felipe González. «Mami se enamoró de tío Miguel y… hecatombe», ha dicho la ganadora de ‘Masterchef Celebrity 4’.

13Tamara, unida a su padre

En sus entrevistas e intervenciones con los medios, Tamara no ha tenido reparo en hablar de la relación con su padre. Aunque estaba más unida a su madre, con la que vive, sentía debilidad por él. «Con mi padre tengo una relación maravillosa», ha dicho.

14Carmen Lomana, entre su círculo de amistades

Entre los amigos del marqués se encontraban personajes de muy diversa índole. Políticos, empresarios, artistas, famosos… o Carmen Lomana, con la que coincidía en numerosos eventos.

15También era muy amigo de Mar Flores

La modelo Mar Flores también formaba parte de su gente de confianza. No en vano, la modelo y su exmarido, Javier Merino, formaron parte de los 150 invitados que asistieron a su celebración post boda con Esther Doña, su última y cuarta esposa.

16Un amante de la buena vida

Su boda con Esther Doña, en 2017, no pareció sentarle bien a sus seres queridos. Especialmente a sus tres hijos mayores, que no fueron al enlace.

17Su incidente más bochornoso

En febrero de 2019, el marqués de Griñón fue detenido y pasó una noche en un calabozo de Madrid después de una sonada bronca con su esposa en el hotel Eurobuilding de Madrid. La discusión comenzó en el restaurante. Y prosiguió en la suite donde se alojaban. El tono fue tan fuerte que los huéspedes del hotel alertaron a recepción para que llamaran a agentes de seguridad.

18Un amor contra viento y marea

Aquel oscuro y fugaz episodio fue para el aristócrata una riña más. Incluso envió un comunicado para aclarar las cosas. «Ante las diversas especulaciones aparecidas en algunos medios, nos alegra confirmar la vigencia y solidez de nuestra relación matrimonial», detallaba.