El fallecimiento de Fran Álvarez, a los 43 años, ha supuesto un duro golpe para aquellos que le conocieron. Su exmujer, Belén Esteban, ha sido una de las primeras en recibir la triste noticia en su casa de Paracuellos del Jarama, Madrid, y hasta allí se han desplazado algunas de sus mejores amigas. 

Por el momento, ha evitado hacer declaraciones a la prensa. La fatídica información se ha dado a conocer a primera hora de la tarde de este domingo, poco después la colaboradora era arropada por sus seres queridos. Entre ellas, su íntima amiga Tina. Esta abandonaba la casa visiblemente afectada, intentaba contener las lágrimas y con la voz entrecortada, eludía manifestarse ante el micrófono de una reportera allí presente

Fuentes cercanas a la colaboradora han confirmado que ha sido un auténtico mazazo para esta. Fran y Belén se conocían desde la infancia, el camarero se convertía en un personaje conocido en 2008 tras su boda con la ‘princesa del pueblo’. Su matrimonio duró cinco años y estuvo marcado por los altibajos, las adicciones y las infidelidades. A pesar de los reproches que se habían dedicado tras su separación, ambos estuvieron muy enamorados y compartieron unos años importantes en sus respectivas vidas.

En la actualidad, Belén Esteban mantenía una inexistente relación con el camarero y había manifestado en reiteradas ocasiones sus diferencias. Sobre todo cuando Fran se negó a darle a su exmujer la nulidad eclesiástica.