La cantante, aislada en su piso de Madrid, nos habla de su último single, ‘Tarde o temprano’. Sobre el futuro, cree que «será complicado volver a la normalidad».


Cuando se decretó el estado de alarma en España, Ana Guerra (26) estaba a punto de grabar el videoclip de su último single, ‘Tarde o temprano’. No pudo grabarlo y, al igual ese, se le cayeron algunos otros proyectos profesionales que, sin embargo, no han minado sus ganas de comerse el mundo. “No creo que vayamos a perder un año entero. Me lo tomo como que va a ser un año en el que haremos las cosas de manera diferente”, dice aferrada al optimismo en una entrevista exclusiva para la revista SEMANA.

Para ella el confinamiento ha supuesto una cura de calma y tranquilidad que no disfrutaba desde 2017, cuando ‘Operación Triunfo’ se cruzó en su vida para cambiársela de arriba a abajo. Desde entonces vive subida a un avión o a un coche. Y con una maleta a cuestas que por primera vez en tres años lleva más de tres días guardada.

Ana ha demostrado sensatez al aislarse en su piso de Madrid. No, no ha viajado a Tenerife con los suyos ni se ha confinado con su novio, Miguel Ángel Muñoz (36), con quien sale desde hace más de un año. El actor, por su parte, lleva estos casi dos meses aislado con su Tata, su tía abuela de 95 años, a la que cuida con especial cariño y junto a la que publica divertidos vídeos en sus redes sociales.

«He descubierto que me encanta limpiar»

 

Ana, el confinamiento te pilló en Madrid.

Sí, me pilló aquí porque iba a grabar el videoclip de Tarde o temprano, que al final no se pudo grabar. Valoré irme a mi tierra, pero pensé en que subirme a un avión suponía un riesgo y supe que no merecía la pena. Al final todos teníamos que estar confinados y yo estoy muy acostumbrada a vivir en Madrid. Eso sí, en cuanto pueda viajaré a Tenerife.

¿Cómo te afecta un verano sin actuaciones?

Yo tenía poquitas porque lanzo disco a finales de año y la gira estaba prevista para 2021. Pero somos una industria muy afectada y será complicado volver a la normalidad. Yo confío en lograrlo poco a poco y yo ya he dicho que voy a poner todo lo que esté en mi mano para que así sea. Si es necesario hacer dos conciertos seguidos porque se reduce el aforo, lo haremos.

Como la canción, ¿a qué dedicas ahora tu tiempo libre?

Pues he descubierto que me encanta limpiar y, sobre todo, planchar. Además tengo dos nuevos hobbies: el punto y el ‘diamond paint’.

«Siempre quise ser enfermera, me gustaría ayudar»

¿Es la primera vez en 3 años que tienes tiempo para ti?

Sí, totalmente. Durante estos tres años pasar por casa consistía solo en cambiar la maleta y encima si tenía tiempo viajaba a Tenerife.

Antes de OT soñabas con ser enfermera, ¿te imaginas cómo hubiese sido tu vida estos días?

Claro, siempre quise ser enfermera y no descarto estudiar la carrera en un futuro. Quiero hacerlo. Ahora mismo siento mucha frustración por tener que quedarme en casa porque lo que me gustaría es ayudar. Como si tengo que ir a dar conversación a la gente que lo está pasando mal o a cantarles una canción. ¡Me encantaría! Tengo esa vocación de querer ayudar a los demás porque es lo que he visto en casa, ya que mi padre es enfermero.

¿Tu padre está ejerciendo actualmente?

Justo se jubiló el día de mi cumpleaños (el pasado 18 de febrero) y ahora lleva fatal estar en casa. Se ha apuntado a todas las listas de voluntarios de Madrid y Tenerife, pero no le llaman supongo que porque tiene 64 años. Está que se sube por las paredes.

Su último single «es la mejor canción que he sacado»

Háblanos de tu single, ¿qué acogida está teniendo?

Dicen que es la mejor canción que he sacado y eso para mí es una maravilla. Además, se ha convertido en un mensaje muy positivo para el momento actual porque habla de que volveremos a encontrarnos tarde o temprano, pero lo cierto es que no estaba pensada para eso. Es la magia de la música.

La canción habla de dos personas enamoradas que están deseando reencontrarse. Te suena, ¿no?

Claro. Es lo que te digo. Era una historia abierta cuyo mensaje no me di cuenta de lo extrapolable que era.