«No tengo olfato, he tenido fiebre, diarrea, dolores de cabeza muy fuertes que parece que me va a reventar… Pero poco más», ha asegurado la joven.


Gloria Camila Ortega terminaba el fatídico año de la pandemia contagiándose de coronavirus. No solo ella, también su padre, José Ortega Cano, y la mujer del diestro, Ana María Aldón. Los primeros días de este 2021 los está pasando en casa superando el temido virus, también está aprovechando para contar cómo está siendo su experiencia. «Cada cuerpo es un mundo», reconocía.

Instagram

En respuesta a qué síntomas está teniendo tras dar positivo en Covid-19, ha señalado los siguientes: «No tengo olfato, he tenido fiebre, diarrea, dolores de cabeza muy fuertes que parece que me va a reventar… Pero poco más». Mientras descansa para recuperarse también se está entreteniendo viendo la tele -se ha visto dos series enteras- y ha aprovechado para disfrutar de un baño «ultra relajante».

Instagram

No está descuidando las redes y ha aprovechado para compartir sensaciones con sus seguidores. Reconoce que ha coincidido en los mismos síntomas que muchos de ellos, además de los citados anteriormente, también presenta «huesos débiles y falta de ganas». Otra de las curiosidades que ha destacado es que muchos le han confesado que meses después de superar el virus continúan teniendo secuelas como la pérdida del olfato y el gusto, la caída del cabello, los dolores de cabeza más leves y les ha afectado a la memoria.

Por el momento, Gloria no se ha pronunciado sobre la evolución de su padre. Ella fue quien confirmó que el torero había dado positivo. «Hoy me levanté con la noticia de que mi querido papi, Ana y la tita Marina eran positivos en Covid, recordando que estuve con ellos, fui a hacerme la prueba, y aquí estoy, en casa encerrada por dar positivo yo también», señalaba el 31 de diciembre.

«Lo hemos cogido todos»

Recordaba que hacía tan solo unos días se había mostrado muy agradecida porque ninguno de los suyos había cogido el virus, y ahora, se topaba con esta realidad: «Hoy 31, fin de año, último día de este fatídico año, lo hemos cogido todos». Explicaba que iba a vivir una Nochevieja muy distinta a la de años anteriores, esta vez «en pijama y calentita es lo mejor que puede pasarme, pero perder a papi o a algún ser querido no, ME NIEGO».

Foto: GTRES

«Quiero decir, nadie esta libre del virus, y nadie sabe el día de mañana lo que puede pasar, aprovechen todo el tiempo posible». Asimismo se defendía de algunas voces que habían sido críticas con ella: «Quiero dejar claro que yo no he contagiado a nadie, no ha sido por una irresponsabilidad ni mucho menos. Así es una pandemia y nadie tiene el control. Que yo saque a mi perro sin nadie, y no tener la mascarilla puesta no implica que podáis lapidar y alegraros del mal ajeno».