Paz Padilla ha salido a hacer la compra a un conocido supermercado de la capital y lo hace extremando todas las precauciones: spray y bayeta en mano


Toda precaución es poca ante esta emergencia sanitaria. Algo que muy bien sabe Paz Padilla, que ha salido a hacer la compra a un conocido supermercado cerca de su vivienda en la capital madrileña. Salir a hacer la compra es una de las excepciones para poder salir a la calle después de que Gobierno decretara el Estado de Alarma el pasado 15 marzo. A pesar de que se nos permite acudir al supermercado o al trabajo, tenemos que hacerlo tomando las precauciones pertinentes.

Paz Padilla ha salido a la calle para hacer la compra al super

A pesar de que el Gobierno, todavía, no ha obligado a que todos los españoles utilicen mascarillas, sí que lo recomiendan. Hemos visto a Paz Padilla vestir el «uniforme» de todos los españoles en tiempos de coronavirus cuando salimos a la calle: mascarilla, guantes y gafas. De esta manera podemos evitar contagiarnos del Covid-19 en estos tiempos tan complicados a los que nos estamos enfrentando y que ha hecho que nuestras vidas den un giro de 180 grados.

Tal y como decíamos anteriormente, Paz Padilla ha acudido a hacer la compra de su casa y lo ha hecho tomando todas las medidas. Incluso más que las recomendadas. Además de protegerse para evitar contagios, también la hemos visto con un spray que llevaría algún limpiador desinfectante y una bayeta, con la que ha limpiado algunas de las zonas que ha tocado de su coche. Por ejemplo, las manivelas de la puerta del conductor a su salida.

Paz ha tomado todas las precauciones posibles para evitar el contagio

Paz ha entrado al supermercado a hacer la compra con una bolsa reutilizable y ha cargado un carro con los productos básicos de comida y limpieza para pasar unas semanas más en su hogar sin necesidad de volver a salir a la calle. Una vez que ha metido toda la compra en su vehículo, ha vuelto a utilizar el spray desinfectante y le ha pasado por la zona del maletero y a algunos de los productos que ha comprado. La gaditana siempre ha mostrado su preocupación por el coronavirus por eso toda precaución es poca para evitar así contagiarse de esta enfermedad que ya se ha cobrado a más de 20.000 víctimas y más de 200.000 personas contagiadas.

La presentadora de televisión está viviendo este confinamiento junto a su marido y su hija, Anna Ferrer. Además, está aprovechando este aislamiento social y encierro en casa para mostrar su lado más solidario y coser mascarillas y batas para el personal sanitario que lo necesite. También tienen tiempo para la diversión y la desconexión, pues hemos visto a madre e hija practicando ejercicio físico, pintando o tan solo dedicándose tiempo para ellas. Lo importante ahora es quedarnos en casa y salir solo para lo imprescindible, como para hacer la compra.