En el año 2019 Esther Arroyo desveló que su hijo mayor dejaba España para emprender una aventura sin igual. «Se me va muy lejos, estoy emocionada por su aventura, pero no puedo evitar egoístamente sentir una pena tremenda. Mi niño del alma. Especial de los pies a la cabeza», dijo sobre Frank, un joven que decidió viajar hasta Australia. Separado de más de 15.000 kilómetros de nuestro país, acaba de regresar a su país natal, por lo que se ha reencontrado con su madre y encima lo ha hecho de sorpresa. «Mi niño ha vuelto de sorpresa. No me lo puedo creer después de tres años sin verlo. Ha vuelto. Estamos como locos de contentos», dice la modelo. 

A pesar de su larga ausencia, Francisco José ha conseguido unir a toda su familia y dejarles sin palabras. Le echaban profundamente de menos y están aprovechando al máximo ahora para hacer planes junto a él, entre otros, una comida familiar junto a la abuela, sus padres y su hermana, velada íntima en la que no pueden mostrar más felicidad. Varias instantáneas dejan ver el planazo que supone para ellos reunirse en familia, publicaciones que han alcanzado miles de likes y comentarios que aplauden precisamente lo que contagian con su sonrisa. El buen rollo y los abrazos se suceden, imágenes que quedarán para siempre en el recuerdo. «Mis niños, dos almas preciosas. Se adoran y se quieren y son amigos aún con la diferencia de edad de trece años. Esto es puro amor. Yo con vuestro permiso me desmayo de emoción y perdón si os invado de mis tesoros más preciados», dice Esther Arroyo después de compartir una foto en la que sus hijos se funden en un abrazo que habla por sí solo.