Estela Grande, su novio y un grupo de amigos se han saltado no solo el toque de queda al andar por la calle más allá de medianoche tras una cena, sino que además se han saltado otra norma fijada en las restricciones contra el coronavirus. De paso, la modelo se deja ver muy cariñosa con su nuevo chico, el futbolista Juan Antonio Iglesias


Estela Grande se lo está pasando pipa ahora que ha aceptado que lo suyo con Diego Matamoros es cosa del pasado y que el futbolista Juan Antonio Iglesias ha entrado en su corazón. Ahora para la modelo todo es un camino de color de rosa, aunque no todos veamos su andadura de un color tan vivo, debido a que mientras ella da rienda suelta a la pasión en plena calle con su nueva pareja y en compañía de unas amigas, lo que todos ven es que se está saltando a la torera las restricciones impuestas por el Gobierno para frenar el imparable avance del coronavirus. Y es que la pasada madrugada del 21 al 21, víspera de Nochebuena, decidió cenar junto a sus amigas y su chico, pero tan bien se lo estaban pasando que se les olvidó mirar el reloj y reparar que se les había pasado la hora del toque de queda.

Vídeo: Europa Press

Estela Grande y sus amigas, así como el futbolista Juan Antonio Iglesias con el que la modelo ha iniciado una discreta relación -negada por los protagonistas en un primer momento- se lo estaban pasando en grande. Cenaron en un conocido restaurante de Madrid, para después continuar con la fiesta a las puertas del local. Después, con toda la tranquilidad del mundo, llamaron a un coche público para que les acercara a sus respectivas casas. Tras salvar la distancia entre el restaurante y su casa, alargaron la velada continuando con las risas entre amigas y los arrumacos y gestos de cariño con su novio. Una escena divertida al comprobar cómo el ambiente estaba embriagado y la pasión se descontrolaba, si no fuese porque eran las 00:40 y las autoridades fijaron el toque de queda a medianoche. Casi una hora durante la cual se estaban saltando las restricciones del coronavirus y por lo que no parecían muy preocupados.

Pero esta no es la única normativa que Estela Grande y su grupo no ha respetado y es que al salir del vehículo que los llevó a su hogar dejaron evidencias de que hay otro aspecto que no llegan a respetar para evitar que el coronavirus siga campando a sus anchas por nuestra población. Nada más bajar del coche se pusieron su correspondiente mascarilla y es que parece que sí entienden la necesidad de utilizar este simple complemento para salvar vidas y evitar un dolor innecesario a más familias. Un gesto que evidencia su infracción, dado que también en el interior del vehículo deberían utilizar las mascarillas, al no ser personas que conviven bajo el mismo techo, por muy allegados que digan ser.

Vídeo: Europa Press

Vea los vídeos, el primero para ver cómo Estela Grande da rienda suelta a la pasión con su chico, entre arrumacos y confidencias divertidas, así como el segundo, donde Estela Grande y sus amigas dejan evidencias de que no saben utilizar correctamente las mascarillas y, de paso, que se están saltando a la torera el toque de queda impuesto en la capital, al andar por las calles de Madrid más allá de medianoche.