En verano de 2020, Iker Casillas concedía una entrevista en SEMANA en la que aseguraba que no había estado el tiempo suficiente al lado de Sara Carbonero. Sus palabras acrecentaron los rumores de una crisis sentimental en la pareja.


Iker Casillas y Sara Carbonero oficializaban este viernes su separación. Una decisión muy meditada y de mutuo acuerdo que comunicaban a través de sus redes sociales con unas palabras en las que se demostraba el gran cariño, aprecio y respeto que se tienen el uno hacia el otro. Hace unos meses, el exguardameta concedía una entrevista en SEMANA y provocaba con sus declaraciones una tormenta de especulaciones acerca de la posible crisis sentimental por la que ambos estaban pasando. A continuación, recuperamos las palabras del exjugador del Real Madrid para esta revista. 

Gtres

“Con la situación que hemos tenido, en las últimas semanas igual no he estado mucho con Sara y eso da lugar a especulaciones”, expresaba Iker Casillas a esta revista. La ausencia del futbolista en uno de los momentos más doloroso de Sara, el funeral de su abuelo, reforzaban las dudas sobre la pareja. El que fuera jugador del Real Madrid era conocedor de ello y por ello quiso hablar con esta revista para mostrarse tajante, hablar claro y reconocer algunos errores.

Iker y Sara cerraban un ciclo que ha duró cinco años. Dejan la ciudad portuguesa que les acogió con los brazos abiertos cuando el portero salió de manera abrupta del Real Madrid y volvían a España para darse una segunda oportunidad después de que la tragedia se cebara con ellos y les cambiara la vida. En mayo de 2019 Iker sufría un infarto y días después a Sara le detectaban un cáncer de ovario por el que tuvo que ser intervenida de urgencia. Regresaron a la capital española por separado, ilusionados a la par que melancólicos.

Iker habló de su distanciamiento con Sara Carbonero en SEMANA

© Gtres.

Iker nos explicó este distanciamiento y otras muchas cuestiones sentado tranquilamente en una terraza de Oporto después de pasar el día entre cajas mientras supervisaba la mudanza de su casa, sacaba un rato para sentarse a hablar y realizar algunas reflexiones sobre su vida y la de Sara.

Con esto de la pandemia Sara ha querido estar más cerca de su gente. De su madre, de su hermana… Están muy unidas”. Sobre su ausencia en el entierro del abuelo de la periodista, Iker dice: “No pude estar. Sabíamos que estaba muy malito porque desde que se murió su abuela él se había ido apagando y entonces decidimos que Sara y los niños se fueran allí para estar cerca. No pude ir porque era la final de la Copa de Portugal y para entrar al estadio tenía que hacerme un test de coronavirus. Además, era mi último partido con el equipo y en activo y tenía que estar. Después de ese partido no pinto nada más en el fútbol. El que lo quiera entender bien y si no, me da igual”. No obstante, reconoce con una sinceridad que abruma que “la verdad es que he estado de un lado a otro e igual no he estado lo que tendría que haber estado al lado de Sara”.