Mila Ximénez desvela que este mismo viernes comienza con el tratamiento contra el cáncer y asegura tener «mucho miedo» y «ganas de ver a Alba»


Fue el martes cuando Mila Ximénez reveló que le habían diagnosticado cáncer de pulmón. La colaboradora de televisión dejará de manera momentánea la pequeña pantalla, ya que este mismo viernes comenzará un duro tratamiento de inmunoterapia y quimioterapia para eliminar el tumor maligno. Este jueves, la colaboradora salió a comer con sus hermanos, quienes se han convertido en su mejor apoyo durante estos días, para distraerse antes de someterse a la quimioterapia.

Mila Ximénez revela que este viernes comienza el tratamiento

Tal y como ha desvelado la propia Mila será su última salida, ya que ahora le toca cuidarse y hacer frente a la enfermedad con la mayor valentía y optimismo. “Hoy ha salido pero a partir de mañana vendrá lo gordo y me quedaré en casa así que os agradezco muchísimo todo, el respeto que habéis tenido, yo no voy a salir mucho ahora», ha confesado. Para muchas personas enfermas, Mila Ximénez se ha convertido en un ejemplo a seguir por su valentía a la hora de hacer pública la enfermedad y su fortaleza a la hora de enfrentarse. Ella ha aclarado que «Yo no quiero ser ejemplo de nada»

Durante estos días también hemos visto a Mila acudir a un hospital de Madrid para someterse a varias pruebas médicas antes del tratamiento. Visiblemente preocupada, Mila Ximénez estuvo acompañada por su hermana Concha en todo momento. Y es que en sus hermanos encuentra el mayor mensaje esperanzador, ya que ellos han logrado vencer al cáncer. Por lo que ahora es el turno de Mila de hacerlo. La colaboradora de televisión ha desvelado muy emocionada que se someterá a diferentes tratamientos con diferentes intensidades: «Mañana empiezo el tratamiento fuerte y a la otra empiezo con quimio fuerte».

Alejada de su hija Alba

Una de las mayores preocupaciones de Mila Ximénez es haberle tenido que contar esto vía telefónica y no poder estar junto a su hija, Alba Santana. Actualmente vive en Ámsterdam y hasta que no se abran las fronteras, no podrá volar hasta España, tal y como ha contado la propia Mila. Inevitablemente, se ha emocionado mucho al hablar de sus nietos, a quien estará un tiempo sin ver: «Ya los veré en Marbella, ellos no pueden saber nada», ha asegurado la colaboradora de televisión a su salida del restaurante El Quenco de Pepa, donde ha disfrutado de una agradable jornada junto a sus hermanos. Tras despedirse de su amiga, la dueña del restaurante, la colaboradora y sus hermanos se montaron en un taxi, todos visiblemente afectados por la situación a la que se enfrentan.

Mila Ximénez ha contado con el apoyo de mucha gente: desde sus seguidores más fieles hasta sus compañeros de profesión, pero quienes no se han separado ni un momento de ella desde que saltó la noticia, han sido sus hermanos. Los Ximénez vuelven a presumir de una excelente relación.