¡Hola a todos! ‘GH Revolution’ da carpetazo final tras conseguir el mérito de ser la edición menos vista de la historia. Final incluida. Pero para el ‘Súper’, y demás miembros del equipo, incluido Jorge Javier, el programa no ha muerto. «Larga vida a ‘Gran Hermano'», cantan por activa y por pasiva.

Jorge Javier minutos antes de la despedida de ‘Gran Hermano’.

El drama a la televisión llegó anoche de la mano de Jorge Javier y el ‘Súper’. Mensajes dramáticos, palabras suplicadoras… la despedida de Gran Hermano dio mucha pena. Pero no de esa de que se te escapan las lágrimas de emoción. Ni mucho menos. Sino la pena aquella en la que ves a un niño suplicándole a su padre que le deje un ratito más ver la televisión. Porque eso fue lo que hizo tanto el equipo como Jorge Javier.

 Jorge Javier, antes de despedirse del programa: «Hugo, tú has sido el último en salir de la casa, pero se te ha olvidado apagar las luces», fueron las palabras que nos aventuraban de lo que iba a ocurrir minutos más tarde. Como todos podéis recordar, antes de acabar el programa, conectan en la casa donde el ‘Super’ con la voz en off se encarga de ordenar que se apaguen las luces de la casa, hasta la próxima.

El momento final… ¿Peparados? Llega el drama.

Jorge Javier prosiguió: «Ahora sí. Se apagan las luces y se apagan las voces de esa casa que han llenado esa casa durante tres meses (…)». Todo eso con música dramática y melancólica. Y llega el momento. Atentos. «A ver, Súper. ¿Súper? Iniciaba el momentazo JJ. ‘Vamos a ver qué pasa. Apaga la luz», ordenaba JJ. Y la respuesta de nuestro querido fue: «No, todavía no Jorge. Porque la luz de ‘Gran Hermano’ lleva dieciochos años iluminando a muchas vidas. Las vidas de todos los que han pasado por esta casa, y la vida de todos los que nos ven por la tele. Esta luz da calor, acompaña…y a muchos nos ha visto crecer. Así que no Jorge, este año la luz de ‘Gran Hermano’ no se apaga».

Realmente el mensaje era bonito. Y va dedicado a todos aquellos que dicen que el formato ha muerto. Fíjate y todo, que me dio hasta un poco de penita al escucharlo así y bajo una de esas melodías que te recuerdan a Álex Ubago. 

Hugo fue un más que merecido ganador de esta edición.

Y para despedirme, un resumen para saber quién se coronó como ganador, porque obviamente tendremos que decirlo. Digo yo. Yangyang, Christian F, Rubén y Hugo eran los cuatro finalistas, pero solo uno podía conseguir el maletín más preciado de la televisión. Con 300.000 euros en su interior como para no hacerlo. Todos vestidos de gala para vivir el momento más esperado por todos aquellos que han visto la edición. Que tampoco eran tantos. Bueno, lo eran, pero no los suficientes como esperaban los directivos del programa.

Finalmente se coronó Hugo como ganador, tras batirse en el duelo final con Rubén. Que por cierto la cara de Rubén fue un poema cuando dijeron el nombre de Hugo. Él y su egocentrismo se pensaban que iba a ser él el ganador de la edición. Y si hubiese estado en mi mano, en las primeras semanas ya hubiese sido expulsado. Pues esto es todo amigos. ¡Hasta la próxima, GH!