Aunque parecía que el proceso de divorcio iba a ser de mutuo acuerdo y sin polémica, ahora se conoce que falta la firma del torero en el documento.


Enrique Ponce y Paloma Cuevas llevan siendo protagonistas de la actualidad durante todo el verano después de que SEMANA publicara su separación en exclusiva hace ahora tres meses. La nueva ilusión del torero con Ana Soria y la resolución del divorcio los ha convertido en personajes muy seguidos durante la época estival. Mientras Enrique decidía gritar a los cuatro vientos su amor por la joven, Paloma se decantaba por mantenerse al margen de la vida pública.

Aún así, siempre han tenido claro que resolverían todo el proceso de la manera más rápida por el bien de sus hijas. Cuando parecía que la separación entre ellos iba a ser de manera amistosa y de mutua acuerdo, ahora todo hace indicar que no será tan fácil como parecía en un primer momento.

Pues ahora se conoce que el acuerdo de divorcio todavía no ha salido adelante y continúa en las paredes del despacho de abogados en el que el exmatrimonio ha puesto en manos su divorcio. Y el motivo principal que ha llevado a esto a que no se resuelva es que el documento del divorcio tiene que ser firmado todavía por Enrique Ponce, según publica Vanitatis.

El acuerdo de divorcio de Enrique y Paloma está paralizado

enrique ponce paloma cuevas
© Gtres.

Falta la firma del torero para que el divorcio se haga efectivo. La decisión de Enrique Ponce de no acudir al bufete de abogados para firmar el documento que pondría punto y final a sus 25 años con Paloma Cuevas ha llamado mucho la atención. Y es que se entiende que el que más prisa tenía por cerrar esta etapa de su vida es el torero, que rehizo su vida hace ya unos meses al lado de Ana Soria.

A principios del mes de septiembre, SEMANA anunció que el exmatrimonio había empezado ya con los trámites del divorcio. Haciendo gala de que lo que querían era resolver todo de manera rápida, acercaron posturas y contrataron un abogado común para que lo tramitara. Había condiciones por las dos partes, pero evitarían cualquier batalla judicial por la custodia y el patrimonio. Ahora el motivo que lleva a Enrique a no querer firmar se desconoce.

Ha decidido llevar su relación con Ana en la intimidad

Aunque de vez en cuando nos sorprenden con alguna publicación en las redes sociales gritando su amor, Enrique y Ana decidieron ya hace unas semanas mantener su relación en la intimidad. De hecho, en el mes de septiembre, el torero decidió hacer público un comunicado «ante los muchos comentarios e informaciones inciertas e imprecisas sobre mi relación con Ana».

En un mensaje de WhatsApp enviado al número de teléfono de la periodista Chelo García Cortés, el diestro manifestaba su deseo de «zanjar polémicas» y recordaba que cuando comenzó su relación sentimental con Ana él y su mujer «ya estábamos separados hacía algún tiempo». Además, pedía «a los medios de comunicación que se zanje cualquier tipo de especulación y que nos dejen vivir el presente y futuro de nuestra relación con paz y tranquilidad, que es lo único que deseamos».