La colaboradora ha compartido un divertidísimo vídeo emulando a la diva estadounidense y ha arrasado en internet.


Anabel Pantoja lo ha vuelto a hacer. Ha ofrecido un momentazo de diversión a sus seguidores de Instagram. La sobrina de Isabel Pantoja lleva semanas viviendo instantes de enorme tensión en ‘Sálvame’: desde los recientes reproches de Irene Rosales por ser demasiado neutral en la guerra entre Kiko Rivera y su madre a las críticas de sus compañeros o sus enfrentamientos en directo con Las Mellis o la hermana de su abuela doña Ana. No cabe duda de que su trabajo en televisión le ha dado últimamente un montón de sofocones. Pero, por suerte, a la sevillana le sobra sentido del humor y en sus redes sociales lo demuestra cada día.

En su último post, la colaboradora se muestra cual bailarina del cuerpo de baile de una súper estrella… o como una mismísima diva de la canción como Jennifer Lopez, a la que emula sin ningún tipo de pudor en el último vídeo que ha subido a su perfil. «Ole tu. ❤️❤️ Muy top», señala una de sus ‘followers’. «Me encantas», comenta otra. Y hay quien cuestiona su manera de contonear las caderas: «Eso k es bailar????????».

Telecinco

El pasado lunes, Anabel Pantoja vivía un momento muy amargo… a años luz de la alegría que muestra ahora en sus redes sociales. Irene Rosales, mujer de Kiko Rivera, intervenía en ‘Sálvame’ para aclarar que Isabel Pantoja le ha dado la espalda en el proceso de recuperación del músico de los problemas de adicciones que tuvo en el pasado. «Mi suegra el único momento que nos ayudó fue la semana del Rocío. Después de eso nadie más ha ayudado», se lamentaba. «Cuando Kiko dice que no había sentido la ayuda de la madre es verdad. Aquí nos lo hemos tenido que tragar durante mucho tiempo». Asimismo, destacaba que el proceso de desintoxicación es algo que hay que trabajar cada día, no se resuelve de la noche a la mañana.

Los reproches de Irene Rosales a Anabel Pantoja

«No soy Teresa de Calcuta, pero llevamos tres años con el tema este y esto no se acaba de la noche a la mañana. (Isabel) se equivocó porque esto no se arregla de la noche a la mañana. Ella se enteró y se volvió loca para buscar una solución, pero su solución fue de una semana. Estoy al lado de mi marido. Ella tendría que haberme preguntado más veces cómo está Kiko, si necesita ayuda, cómo le va con el psiquiatra, cómo le va con la medicación», sentenciaba.

Sus palabras hacían llorar a la colaboradora, a quien Irene echó en cara haber sido demasiado neutral al hablar de su tía.  “Entiendo su situación, pero con la de conversaciones que yo he tenido con ella… Solo en esto, que sabe lo duro que es para mí, podría haber sido un poco más flexible porque a mí ya me duele”, señalaba.