Este jueves, Tamara Falcó nos ha sorprendido a todos al anunciar su compromiso con Iñigo Onieva. «Gracias, por proponerme ser tu compañera de por vida. Me siento la mujer más afortunada del planeta y el sí que te di te lo repito y te lo dejo por escrito para que no se te olvide jamás», escribía, emocionada en su cuenta de Instagram, junto a una foto en la que mostraba su espectacular anillo de compromiso. Pocas horas después de compartir con el mundo que se convertirá en una mujer casada, la hija de Isabel Preysler ha revelado todos los detalles de la que será, sin duda, la gran boda de 2023. Porque será el año que viene cuando diga ‘sí, quiero’ en el altar. «Tenemos fecha. Si todo va bien nos casamos el 17 de junio y estamos súper contentos», ha contado emocionada a sus compañeros de ‘El Hormiguero’. También se conoce ya el lugar del enlace: será en la finca de El Rincón, la fortaleza del siglo XIX que heredó su padre, el Marqués de Griñón.

tamara-falco-destacada
Redes sociales.

Son muchos los detalles de la ceremonia que todos queremos saber. ¿Qué vestido llevará? ¿Cómo ha sido la pedida? ¿Lo sabe ya toda la familia? No hay que esperar mucho para saberlo. La socialité ya ha contado un sinfín de detalles. Sobre el vestido, ya dijo en la emisión de su documental que el día de su boda lucirá un vestido de novia de Carolina Herrera, una de sus diseñadoras favoritas. 

Sobre cómo se produjo la pedida de mano, Tamara Falcó también ha dado todos los datos. Sucedió en una fecha muy señalada: la de su segundo aniversario de noviazgo con Iñigo. «Estábamos cenando y yo estaba tomando mi sopa de ayuno. Me dijo: ‘Vamos a poner las velitas’. A mí las velitas me encantan. Me dijo: ‘Como es nuestro aniversario, escoge dos regalos. Lo has averiguado… Y de repente hinca rodilla y dice: ‘¿Te quieres casar conmigo’. Y yo: Pero, ¿ahora?».

tamara-falco-destacada-2
Gtres.

Lo cierto es que la marquesa de Griñón no imaginaba que su chico la sorprendería con un anillo de pedida: «Pensé: ¿Tiene que pasar el día que llevo mallas? Le dije que sí, nos abrazamos. Bailamos después… Casi le da un ataque al corazón acto seguido. Decía: ‘Qué movida, qué movida’. Y yo: ‘Ay madre, que me quedo viuda con lo que me ha costado llegar hasta aquí», relataba, divertida, en el programa de Pablo Motos. «Fue todo muy bonito y yo creo que voy a ser muy feliz. Y le quiero hacer a él muy feliz», ha destacado ante las cámaras. «Estaba tan emocionada. Putin está a punto de matarnos a todos y estoy flotando».

Tamara Falcó e Iñigo Onieva se casarán en la finca El Rincón, que fue propiedad del Marqués de Griñón

Hasta la fecha, la familia ya han sido informada de todo: hará bodorrio. ¡Y por todo lo alto! «Enrique (Iglesias) estaba muy contento. El único que ha llorado ha sido mi florista. Se lo he contado y me ha dicho que estaba muy emocionado», ha adelantado este jueves. Y aunque la familia y está al tanto de sus planes de boda, ambos desean celebrar una pedida de mano a la antigua usanza: «Formalmente se hace una comida con la familia».

Tamara Falcó
Atresmedia

Respecto al lugar donde se oficiará la ceremonia, es algo que siempre ha tenido claro. Será «en casa de mi padre, en el Rincón. Es verdad que es un sitio muy romántico y significa mucho«. Se trata de una propiedad ubicada en la localidad de Aldea del Fresno (Madrid) en la que, por cierto, se casó su padre con Esther Doña.

Otro punto de interés sobre su boda serán los invitados. La madrileña no oculta que irán muchos invitados, pero tampoco quiere pasarse: «No creo que la hiciese gigantesca. Mi padre me contó que en su primera boda seguía saludando a gente al final de la noche. Fueron 1.000 personas y eso sí que me parecería una pesadilla». ¡Empieza la cuenta atrás para una boda que hará correr ríos de tinta!

¿Cómo es la finca El Rincón?

El Rincón era una de las propiedades más queridas del desaparecido marqués de Griñón. Se trata de un palacete construido en 1892, creada por el primer marqués de Manzanedo y duque de Santoña, en una enorme finca de 123 hectáreas. Por ella han pasado la reina Victoria Eugenia, Alfonso XIII o el conde de Romanones. Carlos Falcó la heredó en 1994 de su tía, Paloma Falcó, que a su vez la había recibido en 1967 por parte de su esposo, José Mitjans y Murrieta, el cuarto marqués de Manzanedo.