Sabemos el dinero que pide Kiko Rivera por vender o alquilar la vivienda que posee a las afueras de Madrid. La casa fue ocupada y ahora la ha reformado.


Kiko Rivera lo tiene claro. El DJ se va a deshacer del loft que tantos quebraderos de cabeza le ha provocado en los últimos años y para ello ya ha publicado el anuncio en un conocido portal inmobiliario. Después de conseguir que los okupas que le han destrozado su casa la abandonaran, se ha puesto manos a la obra para reformarla. Han sido semanas de intenso trabajo, de desembolsar dinero y de volver a decorarla, pero ya está todo a punto. La vivienda situada en San Sebastián de los Reyes está lista para entrar a vivir y su única intención es poder rentabilizarla cuanto antes. Kiko desea o bien alquilarla o venderla y en SEMANA sabemos por cuánto está dispuesto a hacerlo. A pesar de que no cuenta con grandes dimensiones, pues solo tiene 80 metros distribuidos en 3 plantas y una plaza de garaje, el hijo de Isabel Pantoja anuncia su alquiler por 1500 euros al mes y 350.000 euros, cifras altas y no aptas para todos los bolsillos. 

Kiko Rivera
Gtres/Redes sociales

Hace tan solo tres días publicó el anuncio y, aunque se desconoce si ya ha recibido alguna oferta, lo cierto es que desde que ha posteado un vídeo del antes y después en sus redes sociales no ha dejado de recibir preguntas acerca de esta casa. A través de 18 fotografías muy cuidadas, el músico busca cautivar a algún comprador pronto para así terminar con todas sus deudas y dejar atrás esta pesadilla inmobiliaria. La planta baja está compuesta del salón, comedor, cocina americana y una terraza; la segunda de una habitación con cama de matrimonio y cuarto de baño y, por último, en la tercera planta hay un solárium para amantes del sol. «Es perfecto para una persona soltera o para una pareja. Se admite mascotas», dice en el anuncio.

Vídeo: Redes sociales

Mientras Kiko lo compró por 338.000 euros en el año 2009 en plena burbuja, ahora tiene intención de venderlo por un poco más. Quiere intentar recuperar parte del dinero invertido y perdido durante los últimos años, ya que además de tener que reformar y comprar muebles nuevos, ha tenido que seguir pagando la hipoteca. Mensualidades que durante los últimos años pagó su madre, según él mismo explicó en televisión: «Llamé a mi madre y le digo ‘Mamá tendría un posible comprador. Lo que pasa es que no me da todo lo que pido, pero al menos me quito las letras del piso y es una cosa menos’. Mi madre dice ‘No, me lo quedo yo. Y en vez de comprártelo, te pago la letra. Así es como si lo tuvieras alquilado’. Le dije que vale, y ahora me dice que me está pagando el piso». En concreto, le ofrecían 180.000, una operación que no se materializó.

Idealista

Cabe recordar que, aunque lo tenía en venta, se lo alquiló a unos amigos, pero no les hizo contrato lo que dificultó su salida. Años después de esta situación, Kiko Rivera está más cerca de decir adiós a este problema inmobiliario.