SEMANA ha hablado con la presentadora Cristina Tárrega tras vaticinar hace más de un mes, en unas declaraciones a la prensa, la crisis sanitaria


Nadie se hubiera imaginado hace meses que nuestro país, y Europa en general, se verían tan afectados por la propagación de este virus maligno, que ya se ha llevado por delante en España a más de 7000 personas, excepto Cristina Tárrega. La periodista alertó hace más de un mes, en un concierto de la cantante India Martínez, lo grave que iba a ser esta crisis sanitaria. “Me gustaría concienciaros a todos de que tenéis que tomar medidas, y que debéis tener cada día más defensas”, aconsejaba la presentadora ante los medios allí congregados.

Cristina se veía visiblemente afectada, aunque en ese momento nadie le prestó la suficiente atención a sus palabras. “Hoy, una de mis chicas de Sesderma  me ha dicho que está contaminada, y ya tengo a cinco personas que no las puedo sacar de allí”, explicaba aterrada la famosa presentadora. Hoy más de mes y medio después de aquel evento, sus peores presagios se han hecho realidad, y SEMANA ha querido hablar con la televisiva para que nos cuente cómo se encuentra en la actualidad, y si se siente dolida, al no haber tenido sus palabras el suficiente impacto entre la sociedad. “Nadie me hizo caso y desde hace más de tres meses llevo con esto, desde la segunda muerte de China”, nos decía con la voz entrecortada.

“Llevo con lo del coronavirus desde el inicio en Wuhan .Os olvidáis que mi marido ha vivido en China, que yo voy y vengo. Yo sabía de todo esto y sabía lo que iba a pasar”. Nos explicaba a SEMANA cuando le preguntamos sobre el porqué poseía tanta información. “Mis padres llevan confinados dos meses y nosotros igual. Sé perfectamente lo que es el Covid. Sabía lo que iba a pasar, cuando yo aparecí ahí ya no se podía viajar y yo tengo negocios en China”, nos contaba la televisiva. Según Cristina, su intento por alertar de la magnitud que la pandemia podría tener en Europa no se quedó únicamente en esas primeras declaraciones, sino que aprovechó sus intervenciones en televisión para advertir a compañeros y al personal del equipo para que estuvieran preparados adelantando lo que se avecinaba, llevándoles incluso material sanitario. “Lo llevaba diciendo mucho tiempo, protegeros chicos, lavaros las manos, pero me trataban como si estuviera loca. Hablaba con las maquilladoras, les llevaba productos, les he llevado de todo y nadie me hacía caso”, nos explicaba visiblemente emocionada.

La Tárrega lleva trabajando mano a mano desde hace meses con el doctor Gabriel Serrano, fundador de los Laboratorios Sesderma,  para aportar su granito de arena en contra del Coronavirus a través de unas defensas llamadas lactoferrina , una solución pionera para la prevención y tratamiento del Covid-19. “Estamos trabajando con la lactosarrina como brutos”, nos explicaba. La presentadora prefiere invertir su tiempo en mandar mascarillas y concienciar de este problema, que frivolizar sobre cómo está pasando su confinamiento, y estar contando cómo es su día a día. La colaboradora de `Supervivientes´ afirmó que durante el día de ayer había conseguido mandar más de 50.000 mascarillas a Ifema y que está dispuesta ayudar a todo aquel que necesite de su ayuda.

La Valenciana es consciente de la imagen frívola y superficial que muchos medios han ofrecido sobre ella, asunto que aunque le molesta no la cohíbe a la hora de expresar su opinión y defenderse de todos aquellos que no la han valorado lo suficiente. “Muchas veces también me han ocultado el porqué no me han querido escuchar. Los que me tuvieron que escuchar en otros países, me escucharon. Yo me muevo mucho mejor por detrás que por delante. Hay gente que le gusta gustarse y tener millones de seguidores. Yo hace muchos años que llevo trabajando y los he hecho a base de esfuerzo”, contestaba tajante cuando le cuestionamos el tema.

Cristina afirmó ante todo querer a sus compañeros y estar incondicionalmente para todos ellos. Se emociona al recordar como se rieron los reporteros de ella el día que apareció en el famoso concierto y defiende que acudiera al evento a pesar de ser consciente del problema que se venía encima. “Yo me fui con guantes al concierto de India Fernández, y llena de lactoferrina. Tenía la cara sin maquillar y pringada de alcohol. Fui a su concierto porque es amiga mía y me pidió que la acompañase”, nos dijo para aclarar los motivos que le llevaron acercarse al lugar

Pese a todo pronóstico la periodista confía en que todo esto pase pronto y la personas hagan acto de conciencia sobre todo lo que ha pasado y nos convirtamos en mejores personas. Para ella sus héroes y sus referentes ahora mismo son los sanitarios, médicos, farmacéuticos y todas las personas que luchan por nuestras vidas. La locutora también nos expresa que se siente más a gusto con la gente de pie de calle, que con los ricos y millonarios.