El pasado siempre vuelve, pero siempre he sido del parecer que mejor enterrarlo, a no ser que sea para cerrar heridas. No ha sido el caso del padre biológico de Chenoa.

chenoa
Chenoa ha guardado silencio ante la irrupción de su padre, que ha venido a España a largar lo más grande en ‘Sálvame Deluxe’.

Siempre me han dado cien patadas los padres que renunciaron a sus hijos, por los motivos que fuera, y, de repente, les da la cariñada décadas después. Es un poco como la parábola del hijo pródigo, al que sus padres festejan después de unos años de dispendios e ir a su bola.

Ahora el padre de Chenoa ha decidido venir a España a hacer caja y a atacarla directamente, lo que le deja en un lugar muy bajo de la escala de valores humanos. Ha hecho muy bien su hija en dar la callada por respuesta e ignorar a un hombre que no tenía que haber salido de Argentina para venir a esparcir su mierda.

corradini
Carlos Corradini ha atacado a su hija biológica, décadas después de haberse apartado de su vida.

No es el primer caso de padre o hermano que reaparece en los medios para aprovecharse de la fama y rentabilizar un parentesco que, salvo la sangre, no tiene ningún otro lazo. Son personas, en general, que fracasaron en su proyecto vital y que van buscando las migajas que pueden recabar de aquí y de allá.

Aplaudo la prudencia de Chenoa, una mujer hecha a sí misma y que ha luchado por salir adelante como cantante desde mucho antes de ingresar en ‘Operación Triunfo’. En cuanto a su padre, allá él con su conciencia, pero con sus últimas declaraciones (esperemos que sean eso, las últimas) se ha retratado.

rosanna-y-chenoa
Chenoa, con Rosanna Zannetti, novia de David Bisbal.

Chenoa ha demostrado ser siempre una mujer discreta, que ha tenido rupturas sin grandes aspavientos (salvo el chándal y David Bisbal, pero ella es humana) y que jamás ha dado muestras de ser rencorosa o envidiosa. Algo que no podemos decir de todos sus compañeros de concurso.

El tiempo pasará y su padre volverá a ser la sombra de lo que era, un recuerdo difuso… Carlos Corradini podría estar orgulloso de la hija que tuvo y a la que no crió en lugar de atacar a alguien que no ha hecho otro desprecio que no hacer aprecio. La postura más inteligente en estos casos.

Carlos caerá en el olvido, mientras su hija seguirá viviendo de su pasión y no tendrá nada que agradecerle. Qué feo envejecer envuelto en la insidia, la deslealtad y la traición. Pero allá cada uno…