La actriz y cantante afronta con valentía su enfermedad mental: "No me asusta una vez sé en lo que consiste". 


El confinamiento con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus nos está dejando entrar en las casas de los famosos, algunos de los cuales, han decidido sincerarse. Este es el caso de  Selena Gómez, la actriz ha revelado durante una entrevista virtual con Miley Cyrus en Instagram Live que sufre trastorno bipolar.

La cantante estadounidense, de 27 años, ha revelado que fue diagnosticada con la enfermedad mental después de un tiempo en el que acusó diversos cambios de humor extremos y muchos altibajos emocionales. Un diagnótico que recibió tras visitar el Hospital McLean de Belmont, en Massachusetts, un centro especializado en temas psiquiátricos. Recibió la noticia con tranquilidad y es que asegura que cuanta más información tiene más le ayuda en su día a día: «No me asusta una vez sé en lo que consiste». 

Reiteraba que no tiene miedo y sabe que la información es la mejor arma para luchar contra la enfermedad mental. A modo anecdótico compartió con sus seguidores cómo su madre consiguió que no tuviese miedo a las tormentas cuando era pequeña: «Me compró todos los libros sobre el tema. Cuando más te informes sobre el tema, menos le vas a temer», contaba.

Respecto a cómo ha luchado contra la ansiedad en un momento complicado, marcado por la pandemia del covid-19, aseguraba que ha estado escribiendo mucho. «Creo que eso es lo que me ha ayudado a procesar lo que está sucediendo». Sacaba algo positivo de la crisis sanitaria y es que está conectando con muchas personas que tenía olvidadas y nunca creyó que no lo haría. 

En los últimos años, Selena ha acusado diversos problemas de salud, incluso, ha tenido que ser ingresada en el un centro psiquiátrico. Entre los síntomas que presentaba sufría depresión, ataques de nervios y ansiedad. En el verano de 2016 anunció que había decidido alejarse del panorama mediático para mantener su «salud y felicidad» después de sufrir diversas crisis como efectos secundarios de su lupus.

«Tuve que parar»

Meses más tarde, los medios estadounidenses señalaron que se encontraba buscando tratamiento profesional para mejorar su salud emocional. «Tuve que parar porque lo tenía todo y estaba absolutamente destrozada por dentro”, dijo durante los ‘American Music Awards’. Un año más tarde, la cantante confesaba en una reveladora entrevista que se encontraba muy sola mientras viajaba por su gira y que tenía la autoestima algo tocada. 

Hace tres años, se sometió a un trasplante de riñón a causa de un lupus. Una información que ella mismo compartió con sus seguidores en redes. Tuvo que buscar, entonces, tratamiento contra la ansiedad y la depresión y se sometió a terapia en Nueva York.