Robbie Williams lleva tiempo intentando vender su casa de Wiltshire en Inglaterra. La finca a la que llamó Compton Basset House la compró en 2009 por 9,4 millones de euros, pero ahora tiene prisa por venderla. Esto le ha llevado a tener que tomar una drástica decisión y ponerla a la venta por 7,8 millones de euros. El cantante ha tenido que bajar su precio para poder venderla de forma más rápida.

La decisión de ponerla a la venta es por un motivo que llama mucho la atención. Y es que esta mansión parece que les provoca mucho miedo, ya que dice que podría estar encantada. Él mismo aseguró que la casa es muy antigua, «tiene como mil años», lo que hace que algunas de sus habitaciones le provoquen «escalofríos».

De hecho, Robbie Williams ya aseguró hace un tiempo a través de sus redes sociales que a su hija esta casa le da bastante miedo, le cuesta dormir en el interior de ella. Esta confesión no es para nada un buen reclamo para los posibles compradores de la casa, que podrían tomar la decisión de no hacerse con ella por este motivo.

© Knight Frank.

Lo que sí podemos ver a través de las imágenes es que es una casa espectacular, que no solo cuenta con unas estancias de lo más espaciosas y luminosas, sino que la decoración está cuidada al detalle. Además, es una vivienda que cuenta con todas las comodidades. Y el que quiera finalmente hacerse con esta casa, podrá tener una extensión exterior de lo más espectacular, con amplio jardín, pista de tenis, gimnasio, campo de fútbol e incluso piscina climatizada.

Compton Basset House cuenta con 1.800 metros cuadrados, repartidos en varias estancias: cocina amplia, salas de estar, suite de lujo. Además, cuatro habitaciones grandes con acceso a salas de estar, así como dos habitaciones para niños. También cuenta con estancias para el servicio de la vivienda.

¿Conseguirá Robbie Williams vender su casa encantada?