La mujer de Joe Biden coge el testigo de Melania Trump como primera dama de Estados Unidos. «Voy a seguir enseñando», ha prometido la profesora.


Cuatro días después de las elecciones, ya es oficial. Joe Biden ha derrotado a Donald Trump y se convierte así en el 46º Presidente de los Estados Unidos de América tras lograr conseguir 219 electores. Un cambio de aires y de estilo que ahora centra todas las miradas en la nueva primera dama, Jill Biden.

Gtres

Jill Biden llega a la Casa Blanca dispuesta a convertirse en la tradición figura de «primera dama». Con su propio estilo, la mujer del nuevo presidente de Estados Unidos se ha convertido en una de las claves de la campaña del demócrata gracias a sus esperanzadores discursos. Pero, ¿quién es Jill Biden?

«Una pregunta para todos ustedes, piensen en su profesor favorito, en el que les dio la confianza para creer en ustedes mismos. Ese es el tipo de primera dama que será Jill Biden», fueron las palabras que eligió Joe Biden para presentar a su mujer. Lo cierto es que no pudo elegir mejor definición puesto que la profesión de Jill es lo que más le define.

Jill Tracy Jacobs nación en Nueva Jersey en 1951 y es profesora en un instituto de Wilmington (Delaware). Hace 43 años su camino se cruzó con el de Joe Biden gracias a una cita a ciegas que tuvo lugar en 1975, dos años después de que el ya presidente de Estados Unidos perdiera a su primera esposa, Neilia, y su hija Noami, de 13 meses, en un accidente de tráfico. Lo suyo fue amor a primera vista y después de cinco propuestas de matrimonio, Jill aceptó. La profesora reconoce que le costó tomar la decisión porque le daba vértigo convertirse en la madre de los dos hijos de Biden. Se dieron el «sí, quiero» en 1977 y cuatro años más tardes tuvieron a su primera hija en común, Ashley Biden.

Su auténtica pasión: su trabajo

Jill Biden lleva más de una década enseñando Lengua y Literatura en el Northern Virginia Community College, algo que le apasiona y que disfruta como si fuera el primer día. En el camino de Biden a la presidencia, su mujer ha dejado claro que no quiere dejar su puesto de trabajo, aunque sí deberá pedir un día libre el próximo 20 de enero para sujetar la biblia para que su marido jure el cargo.

A partir de ahora, Jill volverá a las aulas, aunque se mantendrá cerca de su marido para aconsejarle. «Voy a seguir enseñando, es importante y quiero que la gente valore a los profesores y su contribución profesional», aseguraba en una entrevista el pasado mes de agosto. Sin embargo, a pesar de que ostentará un nuevo cargo, lo cierto es que no desempeñará un papel desconocido. Cabe recordar que Joe Biden fue vicepresidente durante el gobierno de Barack Obama (2009-2017) y su mujer se convirtió así en la «segunda dama» de Estados Unidos. De la misma forma, durante este período, Jill se doctoró con una tesis sobre cómo disminuir el abandono escolar y retener a los estudiantes en las aulas.