Cheslie Kryst estaba muy preocupada por el envejecimiento y por el trato que la sociedad le da a las mujeres maduras. Así lo transmitió en un ensayo que escribió en 2021 y que ahora, a raíz de los últimos acontecimientos y su fallecimiento tras saltar de un rascacielos, sus familiares han recuperado y se preguntan si éste era el motivo de que tomara esa decisión.

En marzo de 2021, la modelo tuvo una entrevista con la revista Allure. «Cada vez que digo que voy a cumplir 30 años, me estremezco un poco. A veces puedo camuflar esta sensación incómoda con emoción; otras veces, no tengo entusiasmo, como si estuviera sobreactuando», declaró Kryst para el medio de comunicación.

En la entrevista también compartió su angustia sobre los logros personales: «¿Por qué obtener más logros si solo es para contar con una victoria más? ¿Por qué perseguir una medalla o una línea más en mi currículum si es por vanidad, en vez de por pasión? ¿Por qué trabajar tan duro para alcanzar los sueños que la sociedad me ha obligado a querer cuando lo único que encuentro es vacío?».

El mes siguiente a esas declaraciones, en abril, la Miss EEUU 2019 cumplió sus temidos 30 años. Y aprovechó la fecha para poner sobre la mesa un debate que necesita voces que lo apoyen en el mundo de las celebridades. «La sociedad nunca ha sido amable con las personas conforme van envejeciendo, especialmente con las mujeres», escribió Cheslie en sus redes sociales.

Un futuro prometedor

Antes de saltar al vacío desde ese rascacielos, Cheslie Kryst ejercía como abogada, era una de las mujeres más bellas del mundo tras haber ganado el certamen Miss EEUU 2019, y despuntaba en la televisión en el programa Extra. De hecho, por su colaboración fue nominada a dos premios Emmy Daytime.

Cuando Kryst habló sobre el envejecimiento no fue la primera vez que luchó por un problema social. En más de una ocasión se ha pronunciado para apoyar algunas reformas de la justicia de la sociedad. Era una joven preocupada por su entorno, revolucionaria, luchadora y muy implicada en todos los asuntos concernientes a los ciudadanos y, concretamente, las mujeres. Siempre intentaba abordar en sus entrevistas aquellos temas que eran silenciados por los grandes poderes.

Vencida por la presión

El domingo 30 de enero saltó la noticia de que Cheslie Kryst había acabado con su vida, saltando desde lo alto del rascacielos en el que vivía. La modelo había dejado una nota previamente en la que informaba de que dejaba todas sus pertenencias a su madre, y en Instagram le deseó a todos sus seguidores que ese día les trajera «paz y descanso». Así, aunque aparentemente Kryst se despidió, no dio ninguna explicación sobre por qué había decidido poner fin a su corta vida.

Redes sociales

Con las pistas que iba dejando en las redes sociales y en sus declaraciones, y teniendo en cuenta lo ocurrido, la sociedad se ha percatado de que la modelo iba lanzando peticiones de socorro que no fueron atendidas. Abriendo el cajón de la salud mental una vez más, aunque de nuevo demasiado tarde.

La salud mental, en el punto de mira de la sociedad

A pesar de que la importancia y el impacto global que está adquiriendo la salud mental en los últimos años en nuestro entorno, todavía es un tema sobre el que a algunos les resulta difícil abrirse y pedir ayuda cuando más lo necesitan.

Afortunadamente, cada vez son más los famosos que deciden dar ejemplo y hablan abiertamente de la salud mental. Depresión, ansiedad, adiciones… son muchos los temas que se mueven por la esfera pública, y que acercan a las celebridades con sus seguidores.

Algunos de los personajes más conocidos que han hablado sobre su salud mental son el príncipe Harry, Chrissy Teigen, Dwayne Johnson, Demi Lovato, Chris Evans o Ryan Reynolds, quien recientemente ha agradecido a su esposa, Blake Lively, haberlo ayudado a gestionar su ansiedad.

Que los famosos rompan esa barrera y hablen de la salud mental con la normalidad con la que se habla de la salud física, elimina ese estigma existente alrededor del tema, y hace que muchas personas que los siguen diariamente se sientan comprendidos y acompañados en procesos tan importantes como lo son curarse de una enfermedad mental.