Melania Trump ha querido dejar claro que la postura de su marido, Donald Trump, frente al coronavirus no ha sido acertada y que ella no haría las mismas imprudencias que han terminado por contagiar al matrimonio de la Casa Blanca


La salud del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está en boca de todos después de que se conociese que ha resultado contagiado por coronavirus. Pero no solo él y parte de su equipo de confianza ha visto su salud comprometida por la pandemia que se han afanado en minimizar y a la que han dado la espalda, descuidando deliberadamente las medidas que la Organización Mundial de la Salud aconsejaba para minimizar el impacto de la pandemia y para prevenir a todas las personas de un posible contagio. Algo que prefirieron descuidar y de la que ahora se arrepienten, porque este contagio del coronavirus ha puesto en entredicho todo lo dicho por el polémico mandatario estadounidense y su carrera electoral de noviembre para perpetuar su poder en la Casa Blanca.

Sin embargo, a la sombra está el caso de Melania Trump, que también ha resultado contagiada por coronavirus, pero cuyo caso se ha tratado mucho menos en la prensa internacional. Pocos son los medios que han centrado en ella la atención, dado el juego que el motivo del contagio de su esposo ha dado y el despiste provocado por las informaciones contradictorias sobre la gravedad de su estado. Mientras unos decían que estaba grave y por eso tuvo que ser ingresado en un hospital, otros, por fuentes oficiales, restaban importancia a su gravedad, asegurando que el presidente tan solo había decidido acudir al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, porque en su casa se aburre y prefiere estar atendido más allá de los muros de la Casa Blanca. No todos le han creído, pero atendiendo a los reproches velados que su mujer, Melania Trump, ha realizado en las redes sociales, deja en entredicho que las medidas adoptadas por su marido han sido descuidadas, vagas y poco efectivas, si su deseo real fuese frenar el imparable avance del coronavirus en suelo estadounidense.

Fotos: Gtres

Melania Trump ha utilizado la cuenta oficial de Twitter para dar el último parte de salud no solo de su marido, del que asegura que está más recuperado, tras el revuelo generado por su estado de salud. También ha querido hablar de su propia condición física con el virus del Covid-19 aún latente en su organismo. La primera dama estadounidense asegura que se encuentra “bien”, dado que tan solo ha presentado “síntomas leves”, sintiéndose una afortunada por ello, dado que miles de personas de todo el mundo no ha corrido su suerte. “Tengo síntomas leves, pero me siento bien en general. Espero una rápida recuperación”, informaba la primera dama de los Estados Unidos.

Además, ha aprovechado la ocasión para agradecer las muestras de cariño que ha recibido estos días de convalecencia, dando las gracias también a todos aquellos que han reservado un hueco en sus oraciones para rezar por su propia salud: “¡Mi familia está agradecida por todas las oraciones y el apoyo! Me siento bien y seguiré descansando en casa”, aseguraba en su comunicado vía Twitter. Melania Trump también ha tenido palabras de agradecimiento para los profesionales sanitarios que han velado por su pronta recuperación tras ser contagiada de coronavirus y a aquellas personas que están atravesando por su misma situación: “Gracias al personal médico y a los cuidadores de todas las partes y mis continuas oraciones por aquellas que están enfermas o tienen un miembro de la familia afectado por el virus. Gracias por el amor que nos envían”.

GTRES

El dardo velado a la gestión de Donald Trump

Muchos han visto en Melania Trump una mujer independiente que poco o nada tiene que ver con las ideas de su marido. No ha tenido reparos nunca en dejar claro que ella va por su lado, aunque acompañe fielmente a su esposo allá donde va. Algo que ha demostrado incluso negándose con brusquedad en infinidad de ocasiones a darle la mano a su esposo o a dejar que éste tenga cualquier gesto de afecto en público. Pero la exmodelo eslovena ha ido más allá en su determinación de desligarse en parte de la polémica que suscita el presidente, lanzando lo que muchos consideran una indirecta, lanzada a través de un funcionario anónimo.

“Melania Trump es consciente de los peligros del Covid-19. Exponer potencialmente a otros no es un riesgo que ella correría”, declaraba este funcionario a la periodista Kate Bennett de CNN. Unas palabras que vendrían incentivadas por la propia primera dama, que serían una crítica directa a la gestión que su marido ha hecho de la pandemia y cómo su campaña electoral para perpetuar su poder en la Casa Blanca ha supuesto un riesgo innecesario a la salud de todos, promoviendo mítines multitudinarios, en los que pedía que no se llevasen mascarillas y sin respetarse la distancia de seguridad mínima que puede prevenir un contagio.