Los dos hijos de Britney Spears, de 15 y 16 años, viven con su progenitor, Kevin Federline, con quien la cantante estuvo tres años casada y apenas tienen contacto con su madre. Aunque parecía que su particular pesadilla había acabado al retomar ella misma las riendas de su vida y dejar atrás la tutela de su padre, lo cierto es que su inestabilidad personal vuelve a ser noticia una vez más. Así lo demuestran las declaraciones de sus hijos justo después de que la artista acusara a ambos de haberla abandonado, quienes, por cierto, no acudieron a su boda con Asghari celebrada antes de verano. Preston y Jayden, sus primogénitos, han roto su silencio en una entrevista que verá próximamente la luz y en ella no esconden cómo es su relación en la actualidad con Britney Spears.

Britney Spears
Gtres

«Llevará tiempo y esfuerzo repararla (…) Creo al cien por cien que se puede arreglar. Quiero que ella se encuentre mejor mentalmente. Cuando sea así, me gustaría verla de nuevo», dice uno de ellos. De este modo, dejan la puerta abierta a un acercamiento y señalan que los dos confían en que en algún momento se puedan sentar y rehacer lazos que parecían estar rotos. También recalcan lo importantes que son el uno para el otro, siendo la hermandad el sentimiento más férreo que han conocido hasta ahora. «Preston y yo estamos muy unidos. Siempre me está cuidando y yo hago lo mismo con él. Nos aseguramos de que ambos estamos bien mentalmente», cuentan.

También dan su opinión acerca de la tutela de su abuelo, quien midió cada paso de su hija durante los 15 años que fue su tutor. Aunque en un principio entienden a Britney, también confiesan que quieren a su abuelo, con el que guardan una excelente relación en la actualidad: «Al principio él solo intentaba ser como cualquier padre que dejaba a su hija perseguir su sueño de convertirse en una estrella, pero quizá la tutela duró demasiado. Probablemente mi madre estaba enfadada por esta situación que se alargaba demasiado y, personalmente, creo que así fue. Debería haberse tomado un respiro y descansar (…) Le quiero, con todo mi corazón. Solo estaba intentando ser padre».

Britney Spears
Gtres

Ahora residen con su padre, al que adoran y sobre quien dicen que es su refugio: «Considero este mi lugar seguro. Mi hogar». Pero, ¿cómo ha sentado todo esto a Britney Spears? Es de sobra conocida su impulsividad y, aunque suele arrepentirse al estallar públicamente, su última publicación sirve para mostrar el cabreo que siente hacia sus hijos. Lo ha demostrado con una carta muy dura en la que habla muy mal de su ex, del que tampoco guarda buen recuerdo: «Mi amor por mis hijos no tiene límites y me entristece profundamente conocer que claman que no estaba a la altura de sus expectativas como madre. Tal vez algún día podamos encontrarnos cara a cara y hablar de esto abiertamente». Si bien estas palabras parecía que iban a servir para enterrar el hacha de guerra, nada más lejos de la realidad.

«Ayudé a vuestro padre que no ha tenido trabajo en 15 años. Asumo que es más fácil para vosotros no tener a alguien que los controle para asegurarse de que están haciendo sus deberes. Estoy segura de que los estándares de tu padre fumando hierba todos los días benefician tu vida diaria a los 15 y 16 años para formar parte de una generación genial», dice, cargando así contra el padre de sus hijos. No ha desaprovechado la oportunidad para darles algunos consejos tras haber hablado sobre salud mental en su primer encuentro con la prensa: «En cuanto a mi salud mental, mi querido niño, comprende que debes aprender a tomar un libro y leer uno antes de recurrir a pensar siquiera en mi intelecto. Dile a tu padre que intente, al menos, cortar el césped».

Además, Britney se ha sentido especialmente molesta con que sus hijos entendieran que su abuelo quisiera proteger a su hija, aunque reconocen que lo hicieron en exceso. Cabe recordar que quedó liberada de la tutela el pasado año tras iniciar una batalla legal, con la que se le quitó a su progenitor el control legal que ejercía sobre ella desde el año 2008. Empezó a tomar decisiones por sí misma, sobre su dinero y sobre su vida sentimental, casándose en junio de 2022 por tercera vez. «Si honestamente puedes sentarte y decir con tu sensible y brillante mente que lo que me hicieron la abuela y el abuelo estuvo bien y que no son malas personas…, Entonces sí tengo que decir que fracasé como madre y espero una charla contigo y con tu padre cara a cara para tratar de aprender LO QUE ES BUENO», concluye Britney.