«¡Creo que voy a llorar el resto del día! El mejor día de todos. Alabado sea Dios», ha afirmado muy emocionada la cantante.


El clamor popular ha tenido respuesta. La jueza Brenda Penny ha terminado con la tutela de Britney Spears después de más de trece años. La magistrada ha determinado que tanto la custodia hacia su persona como la que se impuso a su fortuna «ya no es necesaria». Un fallo con el que la artista, de 39 años, recupera el control de su vida y que no ha tardado en celebrar con todos sus seguidores. «Finalmente libre», ha afirmado muy feliz en Instagram.

britney spears
Instagram

También ha compartido un vídeo donde se ve a una multitud de seguidores celebrando por todo lo alto la sentencia. «Dios mío, amo tanto a mis fans que es una locura ❤️!!! ¡Creo que voy a llorar el resto del día! El mejor día de todos. Alabado sea Dios», ha indicado en su cuenta de Twitter. Tras meses siendo noticia en los que ha contado con el respaldo popular a través del movimiento ‘Free Britney’ finalmente la justicia le ha dado la razón.

Una polémica tutela

La artista estadounidense recupera por completo el control de su vida, también su fortuna, uno de los aspectos más controvertidos de un tema que ha generado un importante debate en la calle. «El tribunal determina que la tutela de la persona y el patrimonio ya no es necesaria», afirmó la jueza Brenda Penny este viernes, 12 de noviembre. «Por lo tanto, a partir de hoy, la tutela de la persona y los bienes de Britney Jean Spears se termina por la presente».

FANS DE BRTNEY SPEARS CELEBRAN EL FIN DE LA TUTELA FRENTE A LOS JUZGADOS
Gtres

Según lo que ha trascendido, el que había sido nombrado su nuevo tutor legal, John Zabel, tendrá «poderes administrativos» en el patrimonio de la cantante. Su abogada, Jodi Montgomery, ha presentado esta misma semana un plan de tratamiento de transición para Britney Spears. Aunque a partir de ahora será ella quien tome todas las decisiones.

En la sentencia, la juez ha recalcado que la tutela comenzó como «voluntaria» y que nunca existió «una declaración de incapacidad» de la cantante. «Nunca hubo un informe de un psicólogo o psiquiatra de que ella careciera de capacidad», por tanto el tribunal ha considerado que no necesitaba pruebas de que era completamente capaz de llevar las riendas de su vida. Tan solo ha habido algunos problemas técnicos en lo referente a cambiar el nombre en algunos documentos y trasladar ciertos activos a un fideicomiso.

Foto: Instagram

El tribunal ha vivido este caso con cierta presión debido a la repercusión que ha tenido en la calle también en los medios de comunicación. Según ha incidido la revista ‘People’ todas las partes han buscado una salida fácil porque estaban de acuerdo en terminar de una vez por todas con este asunto. Eso sí, no han entrado a valorar si la sentencia llega con algunos años de retraso, eso continúa siendo otro tema de debate.