Carolina Molas está desbordada. Si bien su hijo está desaparecido y pocos saben de su paradero, es ella quien suele dar la cara frente a las cámaras. La madre de Íñigo Onieva es quien ha empatizado con Tamara Falcó tras descubrirse la infidelidad, la que entiende que la marquesa tiene que estar sufriendo una barbaridad, según sus propias palabras. Este mismo jueves se percataba gracias a SEMANA de que ella no quiere saber nada ni de Íñigo ni tampoco de su familia, algo que a buen seguro habrá dolido a Carolina, dado el cariño que le tiene. Sin poder reprimir las lágrimas después de salir de de una reunión de su club, Carolina no da declaraciones a los periodistas, pero sí se seca las lágrimas ante ellos.

Vídeo: Europa Press

No es un llanto desconsolado, pero sí se puede ver perfectamente cómo la madre de Íñigo lleva sus manos a sus mejillas para secarse las lágrimas. Está emocionada y, aunque Carolina Molas intenta no llorar delante de los presentes, se transmite su sentimiento en los segundos que dura el vídeo. Desde hace una semana es ella quien tiene que dar explicaciones sobre cómo están llevando este triste desenlace para Tamara Falcó e Íñigo Onieva. En los primeros días fue ella quien aseguró que tanto su hijo como la que iba a ser su nuera estaban destrozados, aunque cada uno con un dolor diferente. También quien siempre ha dejado claro que tenían mucho cariño a la hija de Isabel Preysler, sin embargo, su relación está rota y, según ha comentado Tamara, nada podrá arreglarlo.

Carolina Molas ha confirmado en otras ocasiones que todos están muy tristes y que su hijo Íñigo lo está pasando especialmente mal. Aunque se mostró arrepentido de su deslealtad hacia Tamara Falcó, todo apunta a que sus caminos se separaron para siempre cuando se confirmó que el vídeo en el que besaba a otra chica era de 2022 y no de 2019 como él mantenía.

Tamara Falcó
Antena 3

Muchos quieren saber dónde se encuentra Íñigo Onieva, una incógnita que tan solo conoce su círculo más cercano. Tamara ha hecho las maletas para viajar a México, país donde permanecerá unos días, pues será ponente de un congreso sobre la familia. Su última aparición antes del citado viaje fue en ‘El Hormiguero’, programa en el que dejó grandes titulares acerca de cómo se había sucedido todo antes de romper definitivamente con Íñigo Onieva, con quien, por cierto, iba a contraer matrimonio el próximo 17 de junio de 2023.

En su intervención con Pablo Motos dio algunos bombazos como que Isabel Preysler fue quien le advirtió de que este no era el único vídeo, sino que había más imágenes que comprometían a Íñigo. «Mi madre dijo: ‘Si os está persiguiendo todo esto, tenéis que decir algo’. Y dice Iñigo: ‘No te preocupes, Isabel, sin problema. A mí mi madre me dijo: ‘Tú no digas nada’. Pero cuando me preguntaron si perdonaría unos cuernos respondí: ¿Estamos locos o qué? Ya estaba hecho. Iñigo había dado su versión. Nos fuimos de boda, yo bebí agua, la gente  bebió vino, nos sacaron fotos… Terminamos y llamo a mi madre: ‘Mamá, ya lo hemos dicho todo’. Y ella me dijo: ‘Hay más vídeos’. Yo estaba en una boda y le dije: ‘No he visto nada, vamos a verlo».