SEMANA ha entrevistado a la actriz Carolina Cerezuela y nos ha revelado cómo se organizan su marido, Carlos Moyá, y ella para criar a sus tres hijos


A todo el mundo le sorprendió cuando Carolina Cerezuela decidió dejar el mundo de la interpretación y la televisión para dedicarse de lleno a la música. La presentadora decidió asociarse con el cantante Jaime Anglada y crear el dúo Aglande Cerezuela. Años después y tras dos discos, “Manzana de caramelo” y “Detrás del corazón”, se encontraban trabajando en lo que sería su tercer disco, cuando la pandemia del coronavirus hizo que este álbum tuviera que posponerse. De hecho, su última actuación fue en Sevilla, en el desfile de Cocoa, donde además de cantar un tema inédito compuesto exclusivamente para la pareja de diseñadores, Carolina también se atrevió a desfilar.SEMANA ha hablado con la actriz, para que nos revele cómo ha vivido el confinamiento junto a su marido, Carlos Moyá, con el que tiene tres hijos, Carlos, Carla y Daniela. La actriz además nos confesó los motivos que la llevaron a dejar de lado el mundo de la interpretación.

Cerezuela se mostró abierta y cercana, y también nos habló como se organizan ella y su marido para criar a sus tres hijos, cómo se encuentra tras cumplir los 40 años y si echa de menos volver al mundo de la televisión. Recientemente el grupo `Mediaset´ anunciaba el regreso en forma de película de “Camera Café”, uno de sus grandes éxitos y que duró cuatro años en pantalla. Carolina está deseando que todo esto termine, para subirse a los escenarios junto a su amigo Jaime y celebrar una gran comida en casa con toda su gente, cuando los tiempos y el bienestar lo permitan.

¿Cómo han sido estos meses de convivencia en familia?
Pues muy intensos, pero la verdad es que han sido un regalo. Siempre estamos trabajando y hemos encontrado un tiempo para para tener tiempo para nosotros.

Me imagino que la crisis sanitaria ha trastocado tus giras de verano
Pues imagínate… Íbamos a grabar un nuevo tema en el estudio, pero lo hemos tenido que retrasar. Echo de menos la música.

La música ha llegado a tu vida y parece dispuesta a quedarse
La música al final es terapia. Es una válvula de escape donde poner todas tus emociones y para mí era un reto, cosa que me encanta, y tenía claro que tenía que dar el doscientos por cien, primero por el respeto que le tengo, y segundo por los veinte años de carrera que lleva Jaime, y sobretodo porque yo dejaba de lado la mi otra parte profesional, que era la de presentadora y actriz. Estamos encantados, hacemos una música que tiene su público, en la que intentamos explorar e ir más allá. Ojalá que haya un tercer disco, si el coronavirus nos deja.