Hace solo unos días, fue una auténtica revolución en las redes descubrir que la periodista Carme Chaparro sufre una de las denominadas ‘enfermedades raras’. Numerosas fueron las muestras de apoyo que recibió después de desvelar que sufre el incomodísimo síndrome o vértigo de Ménière, o lo que es lo mismo, un pitido permanente en el oído.

“Yo vivo así. Con un pitido constante, como una emisión en alta frecuencia”, publicaba en Twitter. La periodista y escritora valoraba su dolencia en los siguientes términos: “De día es soportable. De noche no tanto”. Y desvelaba otro detalle muy importante: “Por el oído derecho casi no tengo audición”. Eso sí, lo lleva con estoicismo: “Y no hay más remedio que acostumbrarse”.

Carme Chaparro está dispuesta a ayudar a las asociaciones de personas que padecen esta dolencia.

Fue tan grande el revuelo que se formó que Carme Chaparro ha dado diversas entrevistas, una de ellas a Toñi Moreno, muy emotiva. «Por las noches te desquicia muchas veces. Yo no tengo vértigo, pero no tengo consciencia de haber escuchado en alguna ocasión el silencio», admitió.

Y explicó: «Me ha desbordado el tema. Lo que escribí fue inocente, lo conté porque nunca lo había escondido. De hecho, hubo personas que me escribieron, como Santiago Segura, que también me dijo que le pasaba».

Carme Chaparro ha desvelado qué tipo de limitaciones conlleva esta dolencia: «Al final te acostumbras y dejas de ir a sitios con mucho ruido porque no escuchas. Como por ejemplo, discotecas o restaurantes, porque si no te tienes que pegar mucho a la gente, porque les escuchas».