La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha querido hacerle un bonito y emotivo homenaje a su madre, Mayte, justo el día que hubiera cumplido 59 años.


El pasado mes de febrero Irene Rosales vivía uno de los peores días de su vida cuando su madre, Mayte, fallecía tras una larga enfermedad. La colaboradora de ‘Viva la Vida’ ha explicado ya en alguna ocasión el dolor tan grande que siente por la ausencia de su madre, a la que ha dedicado algunas publicaciones en su Instagram.

Este mismo 2 de julio su madre hubiera cumplido 59 años y para hacerle un homenaje, Irene Rosales le ha hecho un pequeño homenaje, compartiendo una foto de cuando era joven junto a un mensaje de lo más emotivo. En la instantánea se puede ver el gran parecido que tine Irene con su madre.

«Hoy soplarías 59 velas… Te echo tanto de menos… Te quiero con locura mami», le dedicaba junto a un emoticono de una estrella fugaz. Aunque no es muy dada a compartir sus sentimientos tras la muerte de su madre, de vez en cuando muestra lo mucho que la echa de menos a través de las redes.

La felicitación de Irene Rosales a su madre por su cumpleaños

Durante este tiempo, no ha sido el único mensaje que le ha dedicado a su madre. Justo el día de su cumpleaños, Irene Rosales recordaba esta fecha mandando un mensaje a su madre y destacando lo mucho que la está echando de menos: «29 años no se cumplen todos los días. Muchísimas gracias a todos por vuestras felicitaciones, me llenáis de vida y alegría, os lo agradezco de todo corazón. Solo pido salud y poder disfrutar toda la vida de mi familia y amigos. Mami te echo tanto de menos que duele. Te quiero mi ✨ 15 de Junio siempre ❤️», escribía sin olvidar una dedicatoria a su madre.

Han sido unos momentos muy duros para Irene Rosales y toda su familia. Y es que después de la muerte de su madre, se decretaba en el país el Estado de Alarma por culpa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Irene pasaba el confinamiento en su casa, con su marido, Kiko Rivera, y sus hijas, Ana y Carlota, haciendo imposible pasar estos momentos de luto junto a su padre y todos sus hermanos.

Ella misma explicaba en el plató de su programa lo mal que lo estaba pasando hace unas semanas, cuando tomó la decisión de volver al trabajo tras tres meses sin viajar a Madrid para cumplir con sus compromisos profesionales: «Me siento culpable de que damos por hecho que las personas nos van a durar toda la vida. Me acostumbré a que mi madre tenía que cuidar a mi padre. Si tengo que poner la palabra culpa en mi vida, me siento culpable por no haber hecho que ella hubiera disfrutado también de su vida. Me he sentido muy egoísta».