Después de que Toñi Moreno admitiera que se ha distanciado de la mujer de Jesulín, la colaboradora se ha sincerado sobre la amistad entre ambas.


Belén Esteban se ha pronunciado sobre el distanciamiento entre su amiga Toñi Moreno y la mujer de su ex, María José Campanario. Hace unos días, la presentadora confesaba en ‘Viva la vida’ -donde sustituye a Emma García durante sus vacaciones- que su amistad con la mujer del torero de Ubrique no atraviesa su mejor momento.

«Hubo un tiempo, hace mucho, que era una persona muy cercana a María José», reconocía la periodista. El espacio del fin de semana hablaba sobre el estado de salud de Campanario, que padece fibromialgia, una enfermedad que le provoca fuertes dolores y por la que ha sido ingresada en centros hospitalarios en varias ocasiones.

«María José en el último tiempo ha estado enfadada»

«Es verdad que cuando empezó con la enfermedad María José marcó una distancia con todos los que teníamos cercanía y éramos periodistas», detallaba. Toñi Moreno aseguraba que los médicos de la odontóloga le recomendaron mantenerse al margen de los medios de comunicación para proteger su salud. Por este motivo, ésta marcó distancias con la prensa.  «Se aisló, no veía la tele y le venía bien». La periodista contaba, además, que su relación con Campanario empezó a estrecharse después de hacer un documental que hizo para televisión. «Es verdad que María José en el último tiempo ha estado como enfadada», añadía.

Así, Toñi Moreno lanzaba una pregunta directa a Campanario. «¿Te he hecho algo, te he fallado en algo?. No lo sé, se preguntaba. Y enviaba una petición a su amiga: «María José, si me estás viendo, te he mandado una foto de mi niña porque me gusta compartir su foto con mis amigos». Y aclaraba que el afecto que siente por ella está al margen de su amistad con belén Esteban. «Puedo quererte muchísimo como es, pero también puedo querer muchísimo a Belén Esteban. Puedo entender tu posición y la de Belén, cada una tenéis vuestro sufrimiento. Solo te digo, amiga, que estoy aquí para cuando quieras. Soy la misma de siempre. No he cambiado», concluía.

Belén, tajante al hablar de Campanario: «Lo que no merece la pena no merece la pena»

Esta tarde, la de Paracuellos del Jarama ha dado su opinión sobre el distanciamiento entre Campanario y Moreno. Antes de sincerarse sobre la pareja de Jesulín, dejaba claro que ella no vive de hablar del padre de su hija. «Empecé hablando de mi vida y él estaba en mi vida, pero a día de hoy Belén Esteban tiene nombre propio y no me hace falta Jesulín. Soy Belén Esteban Menéndez».

Tras esta declaración de intenciones, explicaba que lamenta de corazón que ambas estén separadas. «Toñi. Escúchame, cariño. Siempre he sabido que eres amiga de María José Campanario. Me gustaría que dijeras en tu programa si yo algún día me has llamado y no te he llamado o te he vuelto la cara. Para que veas qué diferencia, porque me duele porque sé que le tienes cariño. Lo sé y yo hablo de esto porque en ‘Viva la vida’ dijiste: ‘Yo desde que tengo relación con Belén Esteban es verdad que veo un distanciamiento».

«Toñi Moreno dice que ella ha tenido siempre una buena relación con María José y con Jesús, de lo cual me alegro. ¿Quién soy yo para meterme en la amistad o hacer un comentario a Toñi? El día de mi boda, Toñi subió una foto. Me considero amiga de Toñi Moreno. Ella ha notado que María José está más distanciada… Pero te digo una cosa: yo la guerra que he tenido… Estoy a años luz. ¿Sabes qué te digo? Qué pena que por eso se haya perdido esa amistad». A continuación se sinceraba más aún: «Cariño, lo que no merece la pena, no merece la pena. Qué pena me dio lo de Toñi. En la vida se me hubiera ocurrido decir a Toñi Moreno o no hablarme con ella o distanciarme. ¡No tiene nada que ver!».

En su intervención, la madrileña quiso enviar un mensaje a la familia Ubrique, preocupada por el estado de salud de Humberto Janeiro, ingresado en la UCI del Hospital Universitario de Jerez tras sufrir un shock séptico: «Espero que sean muy felices y que se arregle todo en el tema de la familia. Que cada uno en su casa y Dios en la de todos».