La colaboradora, dispuesta a contar su verdad, no quiere saber nada de su compañera: «La quiero mucho, pero necesito un poco de tiempo».


Después de una semana de baja tras caerse por las escaleras de su casa, Belén Esteban ha vuelto a su trabajo en ‘Sálvame’. Allí ha confesado que su distanciamiento con Anabel Pantoja es una situación «complicada» de la que, por fin, está dispuesta a hablar en público. Cuando se supo que ambas colaboradoras no se hablan por un asunto relacionado con las respectivas joyas que ambas venden en las redes sociales, la ‘princesa del pueblo’ dejaba claro que no quería comentar el asunto delante de las cámaras. Sin embargo, ha cambiado de opinión y ahora sí desea explicar su verdad: «Voy a contar lo que ha pasado».

«Anabel ha dicho cosas que no son verdad»

«No estoy decepcionada, estoy dolida. Yo lo he vivido como yo siento las cosas. No es que yo sea le mejor amiga del mundo porque tendré 1.500 fallos defectos y me habré  equivocado 1.280 veces pero creo que cuando me he equivocado soy una persona que no me cuesta decir lo siento», ha admitido. La madrileña no ha querido ponerse en contacto con su compañera porque no le apetece: “No la he llamado, es que no quiero hablar con ella. Yo decido en mi vida las cosas que hago y decido hacerlo así”.

Durante estos días, Anabel ha estallado en televisión. Hace unos días abandonaba el plñató de ‘Sálvame’. Y el fin de semana estallaba en llanto, amenazado incluso con dejar el programa. «No me compensa», se quejaba. Ahora, Belén Esteban ha querido dejar claro que la sevillana «ha dicho cosas que no son verdad».

Telecinco

Belén Esteban cree que antes de sentarse en ‘Sálvame’ tendría que haber contactado con su amiga, pero no ha sido capaz: “La tenía que haber llamado antes, pero es que no quiero hablar con ella, soy consciente, pero no quiero hacerlo». Asimismo, se ha lamentado de la actitud de la andaluza: «Dije que no lo iba a contar y ella se agarró a eso, ¿sabes? Porque no hubiera habido ningún problema en que ella lo hubiera contado».

«No me interesa la opinión de ella»

Jorge Javier Vázquez le ha preguntado por el motivo por el que desea hablar de su conflicto con Anabel Pantoja. «Hoy no tendría que estar trabajando. He pedido el alta para venir a trabajar. Lo mejor es contarlo. ¿Que hago mal en no hablarlo con ella? Es que ahora mismo no me interesa la opinión de ella». Su pareja, Miguel Marcos, le ha aconsejado llamar por teléfono a Anabel, pero no le ha hecho caso: «Mi marido me ha dicho que hable con ella antes, pero yo decido lo que tengo que hacer. Sé que hoy la tenía que haber llamado, soy consciente de eso, pero no he querido hacerlo». También ha puntualizado que «no estoy enfadada con Anabel por 10 motivos, si no por un motivo».

La madrileña ha detallado que sus diferencias con Anabel nada tienen que ver con una rivalidad profesional. Y mucho menos por un tema de celos. «Yo no soy influencer», ha zanjado. «Yo vivo de mis colaboraciones en ‘Sálvame’. Yo vivo de mi trabajo. ¿Qué hago una o dos acciones? Sí. Anabel lo hace muy bien, pero ha hecho algo que me ha dolido muchísimo». Cuando Alonso Caparrós sostenía que quizás había piques entre ambas por el protagonismo en las redes sociales, ha sido muy tajante: ¿Creéis que me puedo picar con Anabel en las redes sociales? Alonso, me conoces muy poco. No puedo tener rivalidad con las que más hace cosas en Instagram. ¡Si yo hay meses que no subo nada! Yo no vivo de las redes. Si yo quisiera competir me dedicaría más a las redes».

«Es mi amiga. La quiero mucho, pero necesito un poco de tiempo»

A la ex de Jesulín de Ubrique no le ha gustado la manera en la que se ha comportado últimamente: «Ella es más cobarde en el mejor sentido de la palabra». Y pese a este bache en la amistad entre ambas, sigue considerando a Anabel Pantoja una persona de su círculo: «Es mi amiga. Yo la quiero mucho pero necesito un poco de tiempo».

Telecinco

Al final del programa, Belén Esteban contaba, por fin, qué le había hecho Anabel Pantoja que tanto daño le había causado. Y, tal y como ha revelado SEMANA, tiene que ver con sus respectivos negocios con las joyas. «Imagínate que yo tengo una multinacional y que esa multinacional tiene sedes. Contrato a Mila para que haga una cosa, a Matamoros para que haga otra cosa. Aunque yo tenga distintos equipos es la misma empresa», explicaba. «¿Qué pasa? Que a mi sede ella ha llamado por teléfono y dice dos cosas que a mí me matan: “¿Qué hacéis haciendo una campaña con Belén Esteban? ¿No os dais cuenta de que me va a quitar toda la clientela?”. Eso me mata porque yo no hubiera hecho eso. Y a mí gente de mi sede me lo cuenta. Yo no puedo competir con ella porque no lo he hecho nunca. Decir que “me vais quitar la clientela”… Sabéis que las joyas de Anabel me encantan y las he subido. A lo mejor ese detalle no es nada para mucha gente», subrayaba.

«Cuando me lo cuentan yo llamo a una persona de la multinacional de alto rango y me dicen que sí es verdad que ha llamado a alguien del equipo y a mí me dolió mucho», añadía. Asimismo, ha confesado que lo ha pasado muy mal con este asunto. «Yo lloré y cenando en casa los tres lo comenté. Y me dijeron que estaba muy feo. Y está muy feo. Me sentí mal. Si ella hace eso por una línea de joyas…. No sé. Ella me ha estado escribiendo, que sabía que había metido la pata. Sé que voy a coincidir dentro de poco con ella. La saludaré, pero ahora estoy muy enfadada y no quiero decir cosas que le duelan. Ha dicho cosas que no me han gustado», zanjaba.