La madrileña apoya incondicionalmente a Anabel Pantoja en su decisión de seguir adelante con su boda tras la muerte de doña Ana.


Tras la muerte de doña Ana, Anabel Pantoja ha decidido seguir adelante con los planes de celebrar su boda en la isla canaria de La Graciosa. Así lo ha confirmado SEMANA en exclusiva. Su decisión no ha sido tomada a la ligera. Llevaba meses preparando este evento y, tras mucho reflexionar sobre ello, ha tomado la determinación de no poner freno a su esperado ‘sí, quiero’ en la playa. Una iniciativa que Belén Esteban aplaude de manera incondicional.

“Sí, yo voy a ir, mañana me voy a La Graciosa”, ha confirmado la colaboradora de ‘Sálvame’. Belén ha explicado a Jorge Javier Vázquez que ha mantenido una conversación telefónica con la sevillana nada más conocer la noticia del fallecimiento de su abuela. También hablado con muchos de los invitados que ya están en la isla: Raquel Bollo o Irene Rosales. Todos están de acuerdo en apoyar a su amiga en lo que haga.

«Entiendo que se case», confiesa Belén Esteban sobre la boda de Anabel

Prudente, y sin querer ahondar en los detalles de su charla con su compañera, la de Paracuellos ha confirmado que su amiga ha tenido serias dudas sobre qué hacer con la ceremonia que se celebrará el próximo sábado. Ella no ha querido posicionarse: “No voy a decir lo que he hablado, pero entiendo que se case… No te voy a poner mi ejemplo porque no sé qué haría, pero si te casas en Sevilla o Madrid…”. Para la ex de Jesulín, lo importante es que desea estar al lado de su compañera en el día más feliz de su vida: “Yo voy a estar acompañando a mi amiga”.

Telecinco

Aunque está destrozada por la muerte de la matriarca del clan, Anabel Pantoja no renunciará a vestirse de novia. Lo ha meditado mucho y ha valorado los pros y los contras. Así, ya no tiene dudas: se convertirá en una mujer casada dentro de apenas unos días. Para ello, eso sí, tendrá que realizar un largo y agotador periplo que la llevará desde La Graciosa, adonde se había instalado días atrás, para llegar a Cádiz a ver a su familia. Y, tras despedirse de su querida abuela, regresar de nuevo rumbo a La Graciosa para retomar los preparativos finales de su enlace. Tendrán que hacer lo propio sus primos Kiko Rivera y Chabelita, quienes habían viajado hasta allí para apoyar a Anabel en el que será uno de los días más importantes de su vida.