La colaboradora de ‘Sálvame’ ha explicado cómo fue su encuentro con la hija de Rocío Jurado y de qué pudieron hablar en privado.


El pasado miércoles, Belén Esteban sorprendía a todos los espectadores de ‘Sálvame’ al desvelar que había tenido una cena secreta con Rocío Carrasco durante la emisión del documental de la hija de Rocío Jurado en donde había podido pedirle perdón de forma privada. Este viernes en ‘Deluxe’, la de Paracuellos ha desvelado algún que otro detalle sobre su encuentro con la empresaria: «Me dio pena cosas que hablamos«.

Telecinco

Durante la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, Belén Esteban y su marido, Miguel Marcos, asistieron a una cena privada en la que también estaban presentes Rocío Carrasco y Fidel Albiac. Una velada íntima de ocho personas en la que ambas aprovecharon para acercar posturas y hablar de algunos temas que habían quedado en el tintero. La de Paracuellos ha dejado claro en ‘Viernes deluxe’ que no intentó en ningún momento convencer a la hija de Rocío Jurado para que retomara su relación con Rocío Flores. Además, ha asegurado que en algunos momentos llegó a notarla triste.

«No hablamos del problema (la paliza que le propinó Rocío Flores a su madre), hablamos de cómo estaba, me preguntó a mí también sobre mí. Ella estaba muy tranquila, me dio pena cosas que hablamos. Hablando con ella la noto triste, vi una persona que estaba en tratamiento«, relata Belén Esteban.

Nuevamente, la llamada princesa del pueblo le pidió disculpas por todas las críticas que había hecho en el pasado en lo referente a su faceta como madre y Rocío Carrasco insistió en que no tenía que volver a hacerlo. «Ella me preguntaba por mi hija. Me dijo que tenía que estar contenta de que mi hija se fuera a estudiar fuera. Me dio pena sinceramente», revela la colaboradora.

«Ahora es otra persona»

Rocío Carrasco
Telecinco

Belén Esteban ha dejado claro que se posiciona de parte de Rocío Carrasco, aunque reconoce que hay algunos puntos de su manera de proceder en los que no está de acuerdo. La colaboradora de ‘Sálvame’ sabe que su nueva compañera de programa es otra persona, pero al echar la vista atrás no puede evitar sentir tristeza por la vida que ha tenido la hija de «La Más Grande». «Ha sido una desgraciada. Empezó joven con Antonio David, no le fue bien, ha relatado su historia…«, cuenta con semblante serio.

El pasado miércoles, Belén Esteban volvió a insistir, delante de Rocío Carrasco, que al ver las pruebas que la empresaria mostró en el documental no tuvo ninguna duda sobre su testimonio: «A mí me da igual lo que diga la gente. A mí me contaron una historia que no era y ella a mí personalmente no, pero en la docuserie se demostró con papeles que llevaba razón. Entonces yo veo que no podía seguir apoyando lo que estaba apoyando».