«Quiero trabajar con gente seria», ha explicado sobre su decisión de no trabajar en el negocio de las joyas, que casi le cuesta su amistad con Anabel Pantoja.


Este jueves, Belén Esteban ha puesto fin de manera definitiva. Ha tomado una drástica decisión con la que ha querido dar carpetazo final a las polémicas con su amiga y compañera, Anabel Pantoja. 

Sin dar muchos rodeos, la colaboradora anunciaba al principio del programa: «He tomado una decisión. Agradezco que esté Anabel porque entre las dos se va a entender mejor». En efecto, poco después desvelaba cuál era su determinación. «He dejado la marca. No voy a seguir trabajando porque quiero yo quiero trabajar con gente seria, no con gente que mete mierda«, ha explicado.

«Lo peor es que he desconfiado de mi amiga»

La de Paracuellos del Jarama ya ha avisado a la empresa de joyas de que no podrán volver a contar con ella: «Ya he dicho a la persona que no se le ocurra etiquetar mi nombre. Yo no tengo contrato. Y quiero decir que tampoco quiero que las joyas que a mí se me están haciendo se las den a Anabel. Porque si veo que las joyas que iban a llevar mi nombre…».

«Ya no voy a trabajar mi marca porque quiero trabajar con gente seria. A mí me han metido en un lío muy gordo», añadía. «Me lo he creído y lo peor es que he desconfiado de mi amiga. ¿He podido ganar dinero? Sí. Quiero dar las gracias. Quedaros con las joyas. No me etiquetéis. Yo ha he dicho desde ayer que no voy a colaborar ni con velas ni con joyas. Siento decirlo aquí, pero están avisados la persona que lo tiene que saber y el dueño. Me ha rogado por favor que no lo dejara, pero a mí estas cosas no me gustan».

Telecinco

Decepcionada con todo lo que ha sucedido, Belén Esteban destacaba: «Yo no me creo a este señor después de la que me ha montado. Ya puede venir la Virgen de Fátima». Anabel, por su parte, ha recordado que ella nunca hizo comentario alguno haciendo alusión a una queja sobre su amiga: «Yo no dije eso, ni llamé… Me duele que haya acabado esta historia así. No me merecía la pena meterme en esta historia porque yo no tenía nada que ver. Yo ahora mismo tengo un contrato, que Belén no tiene». La colaboradora va a tener una reunión próximamente con la empresa de joyas para aclarar algunos puntos de su vínculo profesional y decidir qué hará en el futuro.

Belén, por su parte, tiene muy claro que lo mejor es cerrar definitivamente este capítulo: «Después de la que se ha montado… ha sido muy poco inteligente de esta empresa. Al final lo que ha conseguido es que nadie confíe en su marca».