5 de marzo de 2020, 10 de la mañana. Estas coordenadas son las que ponen fin a la pesadilla de Belén Esteban, pues son la fecha y la hora en la que Toño Sanchís deberá abandonar el chalet familiar que la colaboradora adquirió en subasta pública en abril del pasado año. Un desahucio programado con el que podrá hacer frente a las deudas contraídas. Aunque todavía se desconoce la intención del que fuera su representante y si finalmente abandonará su casa por ‘motu proprio’, lo cierto es que son varios los escenarios que la de San Blas se puede encontrar cuando llegue a esta residencia de Villanueva del Pardillo. ¿La entregará el mánager vacía?, ¿desvalijada?, ¿con desperfectos? o, por el contrario, ¿se negará a renunciar a ella y tendrá que entrar la Policía Judicial para obligarle a desalojarla y cambiar la cerradura?

Este jueves se despejan algunas de estas dudas y, de este modo, se conocerá qué ha sucedido una vez que Belén -o alguna otra persona en su nombre- haya puesto un pie dentro, tomando posesión de esta vivienda que compró por 376.000 euros. A pesar de que la propia Belén Esteban ha revelado que su deseo es el de poner a la venta esta propiedad de 300 m², repartidos en tres pisos y con un gran jardín, el estado en el que se encuentre la casa podría tener mucho que ver con su precio de salida. Tasada por los expertos en más de 550.000 euros, esta vivienda puede variar su valor en función de si todas las estancias están en buenas condiciones o bien si sufren deterioros que requieren de algunas reformas. De haber cambios, esto tan solo demoraría el proceso así como la posible venta a un nuevo propietario.

Toño Sanchís

Una situación muy desagradable que podría provocar Toño Sanchís después de varios meses intentando frenar este procedimiento judicial y sobre la que Belén se ha pronunciado en contadas ocasiones. No obstante, estos no serían los únicos gastos que ha tenido que abonar Belén desde que se convirtiera en propietaria. Y es que cuando compró esta casa se hizo cargo de la hipoteca así como de la comunidad de propietarios, la cual llevaba varios meses impagada.