La artista, Beatriz Luengo, nos cuenta cómo está viviendo el encierro en casa desde Miami. Lee la entrevista íntegra a la cantante


La crisis sanitaria encontró a Beatriz Luengo, de 37 años, en Miami, donde reside junto a su marido, el músico cubano Yotuel Romero, de 43 años, y su hijo, D’Angelo, de 4 años. La cantante, compositora y actriz asegura que vive pendiente de las noticias de España, donde viven sus padres y el resto de su familia. Mientras tanto, la ganadora de un Grammy por su trabajo como compositora para Ricky Martin pone su granito de arena para ayudar a sobrellevar el encierro en casa a través de la música y la poesía.

¿Cómo está la situación en Miami?

La gente está asustada trabajando desde casa (los que pueden) y los niños llevan sin escuela desde hace poco más de 2 semanas. Hace más de 3, se prohibieron los eventos
masivos y eso ha mantenido el contagio más lento, según dicen los expertos. Pero, como
en todas partes, hay personas que no se lo han tomado tan en serio. El fin de semana
pasado las playas estaban llenas de gente, así es que hace unos días decretaron toque de
queda en Miami Dade y otras áreas.

¿Cómo lo estáis viviendo vosotros?

Al latido con España, en contacto constante con todo lo que está pasando allí a través
de los medios de comunicación, las redes y toda mi familia que está en España. Lo
estoy llevando con tristeza, como todos, y con ganas de ayudar en lo que pueda, con
mis redes sociales volcadas al servicio de lo que sume. Aquí, en Estados Unidos, todos los medios se hacen eco de los policías españoles alegrando a los niños, del aplauso de la
gente en los balcones al servicio sanitario… El mundo está viendo los seres humanos tan
increíbles que somos.

Te hemos visto cantar en directo, leer poesía, compartir vídeos divertidos y textos muy hermosos…

Sí, creo que si cada uno se enfoca en lo que puede aportar, todo será más llevadero. A
los que nos dedicamos al entretenimiento nos toca arrimar el hombro con este tipo
de cosas que entretengan, que hagan reflexionar o simplemente sumar ese minuto de
evasión para la mente. Es duro para nosotros también, porque hemos perdido trabajos, planes que llevábamos preparando meses, pero ahora es el momento de pensar en los
demás.

El niño y Yotuel son tus grandes apoyos, ¿qué has descubierto en estos días sobre ellos?

Que tengo mucha suerte de su alegría y su carácter.