Bárbara Rey y Bigote Arrocet posan sonrientes para la revista SEMANA en exclusiva para confesar que «estamos muy contentos». Además, Paz Padilla se refugia en su hija en su tierra natal y Rocío Flores echa de menos a su madre, Rocío Carrasco. Esto y mucho más, ya en tu kiosco más cercano. ¡Corre a por tu ejemplar!


El 2021 lo cerramos con una noticia bomba y que situaba a Bárbara Rey y Bigote Arrocet en el mismo camino, aunque no se llegaba a determinar qué tipo de relación les unía y si habían decidido dar un paso más en la amistad que atesoran desde hace décadas. Ahora, la pareja posa sonriente para la revista SEMANA en una sesión fotográfica en exclusiva y que podrás ver en su totalidad en el nuevo número a partir de este mismo miércoles en tu kiosco o punto de venta más cercano o descargando la versión online AQUÍ.

Lo hacen para confesar que “estamos muy contentos” tras pasar juntos las fiestas de Nochevieja y Año Nuevo en la casa que la actriz posee en Marbella y que ha servido como el refugio perfecto para esconderse junto al cómico chileno en fechas señaladas y mientras decenas de fotógrafos siguen sus pasos a sol y sombra en busca de una confirmación que ellos se niegan a ofrecer. Y es que ambos han optado por el silencio cuando se le preguntan sobre los límites que se desdibujan sobre su amistad, lo que ha supuesto un boom informativo. Ahora, en SEMANA podrás ver sus últimas fotografías.

Bárbara Rey y Bigote Arrocet
Portada de la revista SEMANA

Bárbara Rey y Bigote Arrocet están felices y eso no solo lo dicen, sino que también es evidente en la sesión fotográfica que mostramos en exclusiva en el interior del nuevo número de la revista SEMANA. En ellas se pueden ver los constantes gestos de complicidad entre la pareja cuando paseaban por las calles de Málaga, mientras almorzaban en un restaurante o cuando ambos visitaron el taller de Manolo Rincón, pintor amigo íntimo del cómico y que nos ha detallado cuáles serán sus próximos movimientos.

Paz Padilla se refugia en su hija tras las críticas

El inesperado discurso negacionista de Paz Padilla en contra de las vacunas frente al coronavirus han sentado especialmente mal en plena sexta ola. Mientras las autoridades dejan claro que gracias a que en España se ha logrado que el 80% de su población esté vacunada el impacto ha sido menor, la enfermera que optó por la comedia para ahora ser presentadora y actriz ha sentenciado que “no sirven para nada”. Las críticas se han cebado con ella, incluso por parte de amigos y compañeros como Belén Esteban. Un huracán mediático que ha obligado a Paz Padilla a refugiarse en su hija, Anna Ferrer, en su tierra natal, como así muestra la revista SEMANA en un reportaje que muestra cómo pasan las horas tras la polémica en Cádiz.