Ana Boyer y Fernando Verdasco celebran su tercer aniversario de boda, el más atípico, ya que podrán hacerlo rodeado de toda su familia en Madrid, donde llevan instalados desde el comienzo de la pandemia.


Sí, está siendo un año muy atípico y duro para todos. Desde que se declarara el Estado de Alarma en nuestro país el pasado 14 de marzo por culpa la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, son muchos los que han perdido a familiares y amigos por culpa de la pandemia. También, lo que entendíamos como nuestro día a día se ha visto alterado por las consecuencias de este virus, contra el que todavía -casi un año después- estamos luchando.

Los que también han visto su rutina alterada son Fernando Verdasco y Ana Boyer, que este mismo 7 de diciembre celebran su tercer aniversario de boda. La pareja se dio el ‘sí, quiero’ en una pequeña iglesia de bambú al borde del mar en la isla de Mustique, en el mar Caribe, bajo la atenta mirada de muy pocos familiares y amigos.

Gracias a que están en Madrid, el matrimonio podrá pasar este día tan especial para ellos con su familia. O si les apetece hacer algún plan romántico en pareja, Ana y Fernando podrán dejar al pequeño Miguel con Isabel Preysler o incluso con Tamara Falcó, que adora al pequeño. También están en Madrid, por supuesto, las hermanas del tenista, Sara y Ana, que estamos seguras que se ofrecerán para cuidar de él.

Celebran su tercer aniversario de boda en Madrid

© Redes sociales.

El hecho de haber visto alterada su rutina por culpa del coronavirus hizo que el matrimonio, en compañía del hijo que tienen en común, Miguel, tomara la decisión de volver a España para pasar el confinamiento en nuestro país. Los torneos tuvieron que ser cancelados, por lo que no había ningún motivo para seguir viajando por el mundo.

Ana Boyer y Fernando Verdasco se instalaron en casa de la madre de ella, Isabel Preysler, que se encuentra en la exclusiva urbanización Puerta de Hierro de Madrid. Allí han pasado todos los meses de cuarentena y todavía siguen allí. Solo abandonaron las cuatro paredes de Villa Meona para viajar hasta Los Ángeles, donde el tenista tuvo que ser operado de la rodilla.

Normalmente pasan mucho tiempo fuera de casa, por lo que el hecho de poder parar por unos meses, ha sido un chute de energía para Ana y Fernando. Ambos han podido pasar más tiempo con sus familias, y su hijo Miguel ha podido estar con los miembros de la familia que suele ver solo en fechas claves.

Abandonaron solo por unos días Madrid para viajar a Los Ángeles

© Redes sociales.

Durante todos estos meses, la pareja recibió la mejor de las noticias. En Madrid se enteraron, precisamente, de que estaban esperando a su segundo hijo. Una gran noticia que pudieron dar a sus familiares cara a cara, y no mediante mensajes o videollamadas, muy útiles para ellos cuando están fuera de casa.

Pero no es lo único que han podido hacer durante este año atípico. Además de poder parar durante un tiempo, sin tener que coger aviones y tener que dormir cada semana en un hotel diferente, Ana y Fernando han disfrutado del calor de la familia, sin tener prisa por tener que coger otro avión. Ana Boyer ha compartido durante todos estos meses lo relajada que ha estado en su casa, en la que vivió durante muchos años con su familia. De hecho, no ha parado de mostrar sus estancias favoritas, recordando así lo mucho que le gustaban.

Ana Boyer ha disfrutado de su casa por mucho tiempo

© Redes sociales.

Fernando Verdasco, por su parte, ha podido celebrar su 37º cumpleaños en casa, rodeado de su familia. Lo hacía unos días después de aterrizar en España procedente de Los Ángeles, donde tuvo que ser operado de la rodilla. La fiesta tuvo lugar en la casa que Isabel Preysler. Allí, disfrutaron de una comida de lo más especial y todos sorprendieron a Fernando Verdasco con varias tartas de cumpleaños. Tamara Falcó, que mantiene una relación estupenda con el tenista no dudó en mostrarlas todas y hacer una encuesta en su Instagram.

Tamara, a sabiendas de que el tenista viaja mucho por trabajo, decidió regalarle una maleta de viaje para facturar de una cara firma. Una maleta de cuatro ruedas, en color negro y perfecta para llevar su ropa a cada destino. Y más sorprendente es el precio de esta maleta, unos 645 euros.

A continuación, os mostramos en imágenes todos los momentos que han vivido Ana Boyer y Fernando Verdasco en este año tan atípico que les ha permitido pasar más tiempo en familia: