Arancha de Benito ha sido señalada como culpable de las infracciones de su hija, Zayra Gutiérrez, que sigue saltándose las restricciones del coronavirus, a la vez que dice sin problemas que «la cuarentena me da igual». ¿Cómo defiende la presentadora a su hija ahora? Dale al play y lo verás


Arancha de Benito no ha tenido problema alguno en salvar a su hija Zayra Gutiérrez de la polémica y es que la repercusión que sus fiestas ilegales y su mala conducta a la hora de salir a la calle a divertirse con sus amigos sigue en boca de todos y siempre con un tono crítico reinante. Más después de pedir perdón y repetir su infracción sin reparos. Son muchos los que han querido denunciar que la hija de Arancha de Benito y Guti no está respetando las restricciones impuestas por el Gobierno y las comunidades para tratar de frenar el imparable avance del coronavirus entre nuestras fronteras. Como dice la propia Zayra Gutiérrez, la cuarentena “me da igual” y también las medidas de contención, después de ver cómo organiza multitudinarias fiestas en su casa, con su madre presente, con amigos sin respetar la distancia mínima de seguridad, el aforo máximo de seis personas y ni tan siquiera el gesto más sencillo, el uso obligatorio de la mascarilla. Pero ¿cómo trata de salvar de la polémica Arancha de Benito a su hija? A la desesperada y como mejor puede.

Vídeo: Europa Press

Arancha de Benito asegura que sus hijos son lo principal en su vida y que luchará siempre por defenderles, aunque sepa que en ocasiones no estén dando el mejor ejemplo: “Yo amo a mis hijos, son mi prioridad absoluta desde que nacieron y hasta el día que me muera”, sentencia la expresentadora, que desde hace varias semanas está haciendo frente a un temporal mediático, que le acusa de no ejercer mano dura para frenar los desaires públicos de su hija en plena pandemia del coronavirus. Una petición popular, que muchos olvidan que también recae en el padre, Guti, y a las que hace frente ella con contundencia, a la vez que aclara si su hija negociaba su entrada en ‘La Casa Fuerte’ y si realmente su contrato se paralizó por su actitud en la crisis sanitaria que ella, deliberadamente, ha dado la espalda en pro de su propio disfrute.