El malagueño ha revelado cómo ha sido la estancia de 20 días del bailarín en la cárcel, de donde salió hace 24 horas.


El pasado jueves, Ernesto Neyra salía de la prisión de Huelva en la que ha estado encarcelado las tres últimas semanas. El ex marido de Carmina Ordóñez ingresó en este centro penitenciario el pasado 8 de agosto, después de ser detenido por la Guardia Civil en un hotel del municipio de Matalascañas (Huelva).

El motivo por el que acabó entre rejas fue el impago de una multa de 1.800 euros que le fue impuesta por un juzgado de Málaga. El bailarín fue condenado por no pagar la pensión de manutención de los tres hijos que tiene con su exmujer, Lely Céspedes. Además, debía pagar 12.000 euros a su exmujer por el delito de impago de pensiones alimenticias de sus vástagos.

En la cárcel «ha estado muy bien atendido»

Neyra, que fue condenado a 90 días de cárcel, entró en el módulo 10 de cuarentena donde ingresan los nuevos reclusos debido al protocolo Covid. Allí ha pasado un total de 20 días recluido. Según su amigo Antonio David Flores este tiempo le ha servido para reflexionar. «Ha tenido muchas cosas claras en su cabeza, con ganas de resolver ciertas cuestiones que él califica como mentira y con ganas de resolver diferentes cosas», sentenciaba el colaborador en ‘Sálvame’.

«El trato que ha recibido por parte de funcionarios de prisión que ha estado muy bien mirado, muy bien atendido y en ningún momento se lo han hecho pasar mal«, ha especificado en ex Guardia Civil.

«Se ha sentido mucho más libre dentro de prisión que fuera en la calle»

«Estaba un poco dolido con la actitud de Lely Céspedes en el siguiente sentido… Lo que viene a contarme es la presión que ha tenido en los últimos años una vez que su situación económica fue a peor debido a la denuncia de Lely por maltrato, por violencia de género. De ahí todo fue a peor. Se le cerraron muchas puertas y no pudo facturar el dinero que facturaba anteriormente y debido a esa presión ha tenido momentos en los que se ha sentido mucho más libre dentro de prisión que fuera en la calle», ha añadido el colaborador en ‘Sálvame’.

El andaluz ha recordado que su amigo ha estado «14 años atravesando una situación difícil en las que ha ido pagando mensualmente las cantidades que debía pagar». Ahora ha pagado 5.400 euros más una multa de 1.800 euros. Neyra no considera justo que por cantidades así haya tenido que ingresar en prisión, porque en su caso, según Antonio David, ha tenido mucha «dificultad para hacer frente a los pagos».

Primeras imágenes de Ernesto Neyra saliendo de la cárcel

Este jueves Ernesto Neyra abandonaba el presidio en un vehículo conducido por su hermana, tal y como se ve en el vídeo de Europa Press. Sobre él pesaba una orden de búsqueda y captura desde el pasado 20 de mayo. Ernesto Neyra había incumplido con la obligación de ingresar en prisión de manera voluntaria, tal y como se le dictó en sentencia firme el pasado 13 de febrero. Lely Céspedes le había denunciado por el impago de la pensión de los tres hijos que tienen en común.

Tal y como ha señalado el ex de Rocío Carrasco, el artista considera que «la responsable de que él haya entrado en prisión es ella por haber llevado este asunto de forma penal sabiendo que su situación económica no era la más favorable». Flores, además, ha explicado que en 2017 Ernesto Neyra y su ex firmaron «un documento donde ella recoge una cantidad de dinero importante de forma privada».

Ernesto Neyra saltó a la fama a finales de de la década de los noventa por su relación sentimental con Carmina Ordóñez, con la que contrajo matrimonio en 1997. Tras su ruptura con la madre de Fran y Cayetano Rivera conoció a la modelo Lely Céspedes, a la que dio el ‘sí, quiero’ en 2002. Se separaron poco antes del nacimiento de su tercer hijo. Fue en 2007 cuando el andaluz empezó a dejar de pagar a las pensiones alimenticias, por lo que en 2014 se inició el proceso penal que este mes ha provocado su detención y su ingreso en la cárcel.