Anita Matamoros ha confesado que hace seis meses comenzó con una terapeuta, hecho que le ha servido para mejorar mucho a nivel mental.


Anita Matamoros hace seis meses dio un paso al frente. La influencer se puso en manos de una terapeuta para que le ayudara a gestionar sus emociones y para que le enseñara todas las herramientas posibles para su día a día. Esta fue sin duda una de sus mejores decisiones y así lo demuestra el avance que ha experimentado la joven. Aunque todavía le acompañan ciertos temores e inseguridades en las que sus haters tienen mucho que ver, la hija de Kiko Matamoros dice tener una estabilidad emocional muy consolidada. «Yo lo hablaba con mi psicóloga y es que le decía que la Anita de 17 años era mucho más fuerte que la Anita de 21. Antes hacía oídos sordos a todas las críticas y me doy cuenta de que a medida que voy creciendo lo que antes era insignificante, ahora me afecta más», dice la prescriptora de moda.

«Tengo una estabilidad emocional de sobresaliente. Voy a terapia, que me sienta de maravilla y no pienso dejarlo nunca. Y bueno, se lleva», comenta Anita Matamoros. Quiere seguir avanzando y hacerlo a buen ritmo, aunque sabe que su trabajo y estar tan expuesta por decisión propia puede provocar que crezcan las críticas contra ella. «No sé dónde está el detonante, pero sí empecé a debilitarme y a ser más vulnerable, pero bueno dentro de lo que cabe estoy muy bien y lo llevo muy bien también. No tengo tantos haters como otras personas pueden tener», comenta la también de Makoke.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ANITA (@anitamg)

La clave está en compartir lo que te afecta, evitando así el efecto ‘bola de nieve’ y hacerlo junto a expertos hace que el proceso sea mucho más enriquecedor. En este camino también le acompaña su pareja, Nacho Santandreu, tal y como reveló SEMANA en exclusiva. Están felices junto al otro y quieren que siga siendo así ahora y en el futuro. «El corazón lo tengo contento, estoy muy feliz y enamorada», ha respondido Anita a la prensa cuando le preguntan por su estado sentimental, palabras con las que deja claro que en este campo se encuentra de maravilla.

Y en el profesional del mismo modo, ya que son muchos los planes y sueños que tiene por cumplir. La joven terminó la carrera y, aunque en el mundo influencer le va de maravilla, ahora está ampliando sus conocimientos en lo que respecta a la nutrición y a la alimentación, hecho que ella misma ha confirmado. «Sigo con mis estudios. Estoy con un máster en nutrición y quiero hacer al año que viene otro de moda», asegura Anita. Aunque está inmersa en infinitos proyectos, tiene otros muchos en mente y lejos de quedarse quieta, siempre tiene ganas de seguir aprendiendo.

Anita Matamoros diente operada
Redes sociales

Es joven, pero su experiencia en redes sociales le ha servido para conocer lo bueno y lo malo de una sociedad cada vez más conectada a la Red. Si bien los insultos recibidos a través de una pantalla a veces le han provocado más de un berrinche, ella tiene claro que ha salido ganando en esta oportunidad laboral en la que solo triunfan unos pocos. Ella, al igual que su hermana Laura Matamoros o su hermano Diego, han encontrado en Instagram un nicho que solo les da trabajo, sino que, además, les permite vivir muy bien.

Te interesará saber...

?

¿Cuántos seguidores tiene Anita Matamoros?

La joven tiene casi 700.000 seguidores en Instagram, un número que le ha convertido en todo un reclamo para las marcas publicitarias.