Con motivo del 51 cumpleaños de su madre, la ‘influencer’ le ha enviado un emotivo mensaje de felicitación a su progenitora.


Hay palabras que dicen mucho. Y silencios que lo dicen todo. Esta semana, Anita Matamoros ha dejado constancia de cuál es su posición ante sus progenitores. Este martes, su madre, Makoke, ha cumplido 51 años. Un motivo por el que la joven le ha enviado un bonito mensaje de felicitación.

_anitamatamoros

«Cumple años la alegría de mi vida, mi madre. Luchadora como ninguna. Te adoro», ha escrito en su cuenta de Instagram. Unas palabras de afecto que vienen acompañadas de una bonito foto junto a su madre durante unas vacaciones de verano. Ante su mensaje, la colaboradora de ‘Viva la vida’ ha respondido: «Tú si que eres el motor de mi vida. Imposible quererte más».

El intercambio de mensajes de cariño se producen apenas unos días después de que Kiko Matamoros celebrara su 64 cumpleaños. Un día muy especial para su padre y en el que, a diferencia de su madre, no se produjo comunicación alguna entre padre e hija. El colaborador de ‘Sálvame’ lo celebraba con una cena en Madrid en compañía de sus otros hijos, pero la gran ausente de la velada fue su hija pequeña.

Telecinco

Emocionado, el madrileño contaba el el pasado lunes ante las cámaras que su celebración de aniversario fue muy especial: «Me emociona recordarlo porque no ha sido fácil coincidir con cuatro de mis hijos. Me empiezo a sentir un poco patriarca de un clan que no me he sentido nunca. Creo que nunca nos habíamos reunido así por mi cumpleaños. Mi cumpleaños no he sido mucho de celebrarlo con mis hijos… más con amigos. Pero este año las cosas están como están. Este año he dado esa posibilidad y la verdad es que me gustó mucho».

Matamoros admitía también que echa en falta a la benjamina de su clan. «No puedo engañar a nadie. No puedo decir que estoy feliz y que no me importa. Quiero tener buena sintonía y buena comunicación». Está claro que desea acercar posturas con ella y que ve que la relación es «recuperable», decía. Desea un acercamiento con Anita, pero no está dispuesto a dar su brazo a torcer en lo relativo a su novia, Marta López, con la que su hija no se habla: «Lo digo claro: no voy a pasar por encima de qué cosas. Ahí ya no parto peras. Ya somos mayorcitos. Por encima de todo está el sentido de la justicia. No quiero maleducar a mis hijos y que se crean que todo el monte es orégano».